LEMA DE ESTE BLOG

Lema de este Blog:

...Vivir consiste en construir futuros recuerdos.(Ernesto Sábato)

UNA FOTO, UNA HISTORIA: FUTBOL EN MERIDA

Decíamos ayer que la mejor fórmula de acordarse de lo que se vive a lo largo de los años es contemplar una imagen. Enseguida te viene a la memoria lo que hay detrás de la foto y en su entorno.

El club deportivo Augusta (juveniles de Mérida 1963)

Veo esta foto y me recuerda los tiempos de los comienzos de los años 60 del siglo pasado, donde inicie mis pinitos en el Futbol, con no  más allá de 15 años, fechas en las que mi padre fue trasladado de la estación de ferrocarril de Proserpina a Mérida, como Guardagujas.

Yo ya llevaba varios años –desde los 12-  yendo y viniendo a Mérida a estudiar a la escuela de Maestría Industrial, donde finalice  los estudios de Oficialía Industrial en la rama de la Madera, con la especialidad de Ebanistería, con 16 años. A continuación conseguí una beca para continuar con los estudios en Santander y hacer lo que se llamaba por entonces Peritaje Industrial, pero al final tuve que renunciar a la beca y comenzar a trabajar en Mérida por imperativo familiar.

En aquella etapa de mi vida, mirando la foto, lo que más me acuerdo es de los partidos que jugué en el Estadio Municipal de Mérida (Actual Estadio Romano), en el equipo Augusta Emérita, un equipo del grupo del Imperio de Mérida, que era el destacado de aquella época, cuyo Presidente era  Agustín Jiménez. Una vez finalizada mi etapa de juvenil, jugué una temporada en el Rayo Emeritense, del que también tengo muy buenos recuerdos, en especial de su presidente Miguel Corbacho.

Rayo Emeritense de Mérida (1967)

Y en Mérida estuve hasta los 18 años compaginando el trabajo con el deporte y con los estudios de Delineante General en la Escuela de Artes y Oficios Artísticos, situada en la calle Muza. En 1965 aprobé unas convocatorias para RENFE y tuve que dejar todo lo comenzado en Mérida para centrarme en el ferrocarril, pero esa es otra historia. Aun así volví a Mérida un par de años después, ya como ferroviario.

 

Francisco Naranjo Llanos

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario