LEMA DE ESTE BLOG

Lema de este Blog:

...Vivir consiste en construir futuros recuerdos.(Ernesto Sábato)

Dos Patrias: Un libro escrito con la cabeza, pero con trocitos de corazón en sus paginas


Decíamos ayer...
decía D Miguel de Unamuno en 1930 a sus alumnos en la Universidad de Salamanca, después de volver de su exilio forzado en Canarias. Exilio al que fue condenado por el dictador Primo de Ribera, expulsándolo de su catedra 7 años antes, es decir en 1923.

Decíamos ayer, decimos nosotros, después de haber presentado en este mismo lugar y con los mismos o similares amigos que hoy estamos aquí, la excelente obra de memoria histórica de Pablo Fernández Miranda, “Pisare sus calles nuevamente” el pasado 8 de mayo de 2019, hace ya dos años y más de 5 meses, pues hoy es 21 de octubre de 2021, pero parece que fue ayer y encima con los mismos protagonistas en esta mesa, con Javier López, con Carol G Fernández Miranda y sobre todo con el protagonista principal. Pablo Fernández Miranda de Lucas.  Gracias Pablo por volver a acordarte de mi para presentar otra joya de libro que acabas de publicar, titulado “Dos patrias”.

Y a pesar del poco tiempo trascurrido, por medio hemos pasado -aun la estamos pasando- la terrible y maldita pandemia, que nos ha dejado un reguero de muertos, sobre todo del personal de riesgo por la edad, en la que nos encontramos muchos de los que estamos aquí. Esperemos poder seguir viéndonos las caras, al menos en la calle y con la prudente y necesaria distancia de seguridad.

En fin, vamos a lo que nos ha traído hasta aquí, hoy: a presentar, como decía antes, otra gran obra de la factoría Fernández Miranda. Pues no solo ha colaborado él, sino también su compañera Gema y su sobrina Carol, que yo sepa y seguro que algún familiar más y luego dicen de la factoría Almodóvar…Un libro digo escrito con la cabeza, pero que se le ve trocitos de corazón en sus paginas

El libro es sobre los 3000 niños de Rusia y como he dicho antes se titula “Dos Patrias” y aunque se puede leer perfectamente de forma independientemente o cronológicamente pues en parte es continuación del anterior, el de “Pisaré sus calles nuevamente”.

Sus historias se desenvuelven -y de ahí el título- parte en la España de la postguerra siguiendo los pasos de Tino, el primer retornado y padre del autor, y otra parte de sus historias en la Unión Soviética, donde permanecieron sus compañeros durante la Segunda Guerra Mundial y los años posteriores hasta el retorno de muchos de ellos en 1956 y 1957 a España, donde la gran mayoría fueron tratados bajo sospecha y tuvieron que superar dificultades de todo tipo.  

En esta segunda obra, Dos Patrias, el autor se centra especialmente en las dificultades que soportaron en España esos primeros repatriados y, a la vez, las que sufrieron los “niños” en Rusia durante la Gran Guerra, la postguerra y el posterior retorno. .

De pie: Carol, Javier y Naranjo. Sentado Pablo 

Este libro son las intrahistorias de parte de los 3.000
niños -y también niñas- pues casi el 50% eran niñas, que crecieron en una tierra muy lejana a la suya y en el seno terrible de la guerra contra el nazismo. Unos combatieron; otros, los más pequeños, fueron llevados a la retaguardia más alejada de los frentes, a veces hasta lejanas repúblicas donde padecieron hambre y frío.

Estos niños nunca perdieron su identidad española, ni por supuesto su cultura. La gran mayoría siempre quiso volver y muchos de ellos lo consiguieron, como dije antes, ya adultos, en 1956 y 1957.

Antes con los pies en la Unión Soviética y la cabeza en la patria española, después, físicamente en España desde donde sus pensamientos y parte de su corazón volaban a esa otra patria donde quedaron amigos, novios y novias, hermanos y a veces hasta hijos. 

Un libro de intrahistorias que nos relata la vida de unos héroes anónimos cuyas peripecias merecen ser contadas. Cada uno tuvo que reinventarse una y otra vez para subsistir, pariendo, de su interior, una nueva vida como si de tres mil matrioskas se tratara. Y de esta forma, saliendo la una de la otra, se suceden las historias cada cual alumbrada por la anterior. De ahí la preciosa portada del libro.

En fin, un libro que seguro va a tener el mismo éxito que el anterior, o más, el anterior ya con más de 1.000 ejemplares vendidos y que hacen posible que las historias de estos héroes anónimos se vayan conociendo.

Bueno, voy a ir terminando, pero antes …como decíamos ayer, voy a repetir básicamente parte de lo que dije ayer...es decir hace dos años y cinco meses, en la presentación del otro libro de Pablo:  Pisare sus calles nuevamente:

Recurriendo de nuevo a Unamuno, la historia, decía, es el ruido de las grandes olas de un océano, su superficie aparatosa y espectacular, mientras que la intrahistoria serían las profundas y tranquilas aguas del mar, o, dicho de otra manera, la historia son los grandes titulares de los medios de comunicación y la intrahistoria es la letra pequeña de esos medios.

Para mí la obra de Pablo Fernández Miranda es una suma de intrahistorias, que enlazadas hacen posible una gran historia de los Niños de Rusia, que merecería estar en muchos colegios para que los jóvenes adolescentes conocieran como vivieron sus bisabuelos o abuelos, como decía la cantante Cecilia, en esta nuestra querida España.

Y no quiero finalizar sin decir alto y claro, que hemos realizado este acto para hablar de un libro, pero también de quien lo ha escrito y he de decir que Pablo es, desde que tiene uso de razón, un luchador por la democracia en nuestro país, pue él, aparte de lo que pone en la solapa del libro de sus estudios, licenciado en la facultad de derecho y de ciencias políticas y sociología en la Universidad Complutense -que está bien-, ha sido y es una persona comprometida desde muy joven con los valores de la izquierda en nuestro país y por ellos ha luchado y sigue luchando, tanto en el sindicalismo, en CCOO, como militante en partidos políticos de izquierda, como escribiendo libros como este del que estamos hablando hoy..

En fin, termino: Solo reiterar lo dicho de pasada anteriormente, que este libro Dos Patrias, es un libro escrito con la cabeza, pero una vez que lo comienzas a leer se ven trocitos de corazón en sus paginas

 

Francisco Naranjo Llanos

Director de la Fundación Abogados de Atocha