LEMA DE ESTE BLOG

Lema de este Blog:

...Vivir consiste en construir futuros recuerdos.(Ernesto Sábato)

UNA FOTO, UNA HISTORIA: BODA DE MI SOBRINA MARIBEL

Decíamos ayer que la mejor fórmula de acordarse de lo que se vive a lo largo de los años es contemplar una imagen. Enseguida te viene a la memoria lo que hay detrás de la foto y en su entorno.

1 de mayo de 1993, en Martorell en la boda de mi sobrina Maribel 

Hace poco más de 27 años de esta foto. En ella vemos a mi sobrina Maribel, esplendida, en el día de su boda y a su lado su querido esposo Javier. A su alrededor mis hijos Paco y Mario, aún adolescentes y a mi querida Isabel, mi compañera y madre de mis hijos y yo mismo, ya maduritos, pero aún jóvenes. Bueno, más o menos como ahora. La diferencia es que ahora tenemos juventud acumulada y entonces no hacía falta acumular nada.

Gran día ese 1 de mayo de 1993, pues además de casarse mi sobrina favorita, -por supuesto sin menospreciar a su hermana, mi querida sobrina Eva- pudimos disfrutar de una mañana y una tarde con gran parte de la familia más cercana. Mi hermano Juan, mi cuñada Fina y otros y otras, como mi primo Sandalio y su mujer Cecilia, etc, etc. en unos lugares y paisajes inolvidables.

La ceremonia nupcial fue en Martorell, ese acogedor pueblo de Cataluña, situado en la comarca del Bajo Llobregat, en la provincia de Barcelona. Por cierto cuando se celebro la boda tenía unos 17.000 habitantes y en la actualidad, casi el doble, cerca de 30.000.

Pero una de las cosas que me impacto fue el lugar donde celebramos el banquete nupcial, no recuerdo el nombre del pueblo, pero sí que en el restaurante estaba en lo alto de una montaña, desde donde se observaban unas preciosas vistas. Y allí estuvimos cerca de cinco horas. Si nos descuidamos enlazamos la comida con la cena. Empezamos con el aperitivo sobre las 14,00 horas y serian las 18,00 horas cuando aun estábamos con los postres. 

También recuerdo esa boda porque era la primera vez y creo que la última, que he faltado a la manifestación de un primero de mayo, desde aquel 1 de mayo de 1978 en libertad, después de más de 40 años de aguantar la nefasta y represora dictadura franquista. Reitero, desde que los sindicatos fueron legalizados en abril de 1977 nunca he faltado a la cita del primero de mayo, con dos excepciones: En 1993 por la boda de mi sobrina y este año 2020 por la Covid 19, aunque en esta ocasión hemos participado de forma virtual.

Voy terminando y seguimos con la boda. Una boda que fue en consonancia con los novios. Unos novios guapos, una boda guapa. Recuerdo que esa noche nos quedamos en casa de mi hermano y cuñada, tanto Isabel, como Mario. Mi otro hijo Paco, se vino ese mismo día en un tren nocturno de Barcelona a Madrid, pues tenía necesidad de ver a su novia Vanesa.


En el teatro romano de Mérida, en agosto de 2015, mas de 20 años después de la boda que comento, Maribel, con su marido Javier y sus hijos Sergio y Adrian, e Isabel y yo mismo. 

En fin recuerdo esa boda, como una boda importante en mi mente, pues no se quien dijo que con los años los recuerdos en lugar de borrarse se avivan. Un abrazo a todos los participantes en aquel evento y a los contrayentes que sigan disfrutando de aquel feliz enlace y de forma especial con sus dos queridos y brillantes hijos Sergio y Adrian  

Francisco Naranjo Llanos

1 comentario:

  1. Bonito el día 1/5/1996, mi número favorito el 15, fue un día muy especial rodeada de toda mi familia, muchas gracias tito, me ha encantado, muchos besos 😘

    ResponderEliminar