LEMA DE ESTE BLOG

Lema de este Blog:

...Vivir consiste en construir futuros recuerdos.(Ernesto Sábato)

LAS PROSERPINAS DEL MUNDO: DIOSA, EMBALSE Y ESTACIÓN.


Ella cuida de uno y de otro,
Cuida de todos los mortales,
Y olvida la Tierra, su madre;
Y la vida de los frutos y los vegetales,
Y la primavera y los granos,
Y las golondrinas que se alejan y la siguen,
Allí dónde los cantos helados suenan en falso
Y las flores son despreciadas.
                           (El jardín de Proserpina,  de Algernon Charles)

 PROSERPINA LA DIOSA
Proserpina es una diosa romana. Es la equivalente en la mitología romana a la diosa griega Perséfone. Es hija de Júpiter y Ceres y cuyo mito de su rapto por Plutón, dios del Infierno, es en realidad una metáfora del ciclo de la primavera.
Esta es la historia: En el deseo de encontrarle pareja a Plutón, que vivía solo en el reino de la oscuridad,  interviene Venus, la diosa del amor, que manda a Cupido a que lance sus flechas sobre él. Y estando Proserpina en Sicilia bañándose feliz con otras ninfas, Plutón la vio y se enamoró perdidamente, raptándola para casarse con ella y convertirla en la reina del infierno.
Cuando desapareció Proserpina, Ceres, su madre, empezó a buscarla desconsolada por todos los rincones del mundo sin encontrar ni rastro de ella. Con el paso del tiempo su tristeza y enojo fue en aumento, y como ella era precisamente la diosa de la tierra y de su capacidad de germinar, según se iba enfureciendo iba secando los campos que pisaba, convirtiendo en desierto los lugares por los que pasaba.
Así las cosas, cuando la tierra estaba a punto de convertirse en un erial, Júpiter decidió tomar cartas en el asunto y mandó a Mercurio, el mensajero de los dioses, a convencer a Plutón de que liberara a Proserpina. Pero Plutón no estaba dispuesto a desprenderse de su esposa tan fácilmente y por ello obligó a Proserpina a comer seis semillas de granada, la fruta que simboliza la fidelidad. Con ello consiguió que Proserpina repartiera su vida entre su madre y su esposo, de tal manera que seis meses estuviera con Plutón y seis meses con su madre Ceres.
Y este es el origen de la primavera, pues cuando Proserpina vuelve con su madre, Ceres decora la tierra con flores de bienvenida, pero cuando en el otoño vuelve con Plutón, la naturaleza pierde sus colores como si se contagiara de la tristeza de Ceres.
PROSERPINA EMBALSE
De esta diosa, debe su nombre el  embalse de Proserpina, más conocido por los habitantes de Mérida –emeritenses- como La Charca. Este lago de origen romano  se comenzó a construir en el siglo I antes de Cristo  y  está situado a 5 km al norte de Mérida. Recoge las aguas de dos arroyos y tiene una capacidad de alrededor de 4 hm³.
Embalse de Proserpina 
Después de miles de años, el buen estado de conservación actual  se debe a que tras la caída del Imperio Romano, además de su función de abastecimiento de Emérita Augusta, actualmente Mérida,  a través del Acueducto de los Milagros, el lago artificial ha sido siempre una popular zona de baño y recreo, por lo que se continuó cuidando, modificando y mejorando.
El embalse de Proserpina, así como el de Cornalvo, forman parte de la denominación Conjunto Arqueológico de Mérida, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1993 por la Unesco.
PROSERPINA ESTACIÓN
Pero no, yo hoy no quería hablar de estas dos “Proserpinas”, quería hacerlo de una tercera Proserpina. Una pequeña estación de tren, lugar donde di mis primeros pasos por la vida.
Y a ello me pongo: Proserpina, la estación de ferrocarril, se inauguró en junio de 1937. La estación, un pequeño Apartadero en la línea Aljucén a Cáceres, se había construido con carácter urgente en menos de un año: “para agilizar el tráfico originado por la guerra civil en la zona”. El nombre de Proserpina se debe a la decisión de llamarla igual que el embalse que suministraba agua a la ciudad de Mérida en la época romana y del que hemos hablado anteriormente.
Estación ferrocarril de Proserpina (Lo que queda)
Se descartaron otros nombres posibles, como La Picona, Las Yeguas y La Jara, que pretendían los propietarios de las fincas con similares nombres,  próximas a la estación. Después de casi 50 años de servicio en agosto de 1986 se clausuro  con carácter definitivo dicha estación.
Mi padre, que primero fue Obrero de Vías y Obras, viviendo en una casilla cerca de donde estaba la estación y después Mozo de Agujas en la propia estación, estuvo trabajando por esa zona  desde los años 40 hasta los 60 del siglo pasado. Y en ese entorno naci y viví yo hasta 1962, que cumplidos los 15 años, nos trasladamos a Mérida. 
Teniendo en cuenta que a la edad que escribo estas líneas, me acuerdo con mayor nitidez de muchas de las anécdotas, vivencias  e intrahistorias,  que me pasaron viviendo allí, que lo que cene anoche, voy a contar algunas de ellas.
Pero antes, lo primero que quiero destacar es que en Proserpina  aprendí a leer y escribir y un poco a pensar, sobre todo gracias a esos grandes maestros, que eran los encargados de la estación (Factores de Circulación, en las categorías ferroviarias), que fueron los que me dieron clases, hasta que con 12 años, comencé a desplazarme a la Escuela de Maestría Industrial de Mérida. Gracias a Vicente Rojas, Antonio Hidalgo y Juan Avalos y otros más que no recuerdo sus nombres.
En un rió afluente del Guadiana, con unas vecinas de la estación de Proserpina.
 Yo soy el niño de la derecha
En cuanto a mis recuerdos de aquella época lo que más claro se refleja en mi memoria es lo relacionado con la comida. Hay que tener en cuenta que la guerra incivil había terminado hacia muy poco tiempo y los años llamados “del hambre”, estaban aún vigentes y ya sabéis que el hambre agudiza el ingenio.
Recuerdo cosas tales como que durante muchos días, prácticamente la mitad de cada mes, con el cocido de garbanzos, teníamos para la comida del almuerzo, la cena y el desayuno. Es decir garbanzos en el almuerzo, sopas de garbanzos por la noche y el tocino para las tostadas del desayuno. Un día sí y otro también. Reitero que estamos hablando de los años 50 del siglo pasado.
Para que os hagáis una idea general de la obsesión de hambre, os contare que en un momento dado, ya cerca de los años sesenta, conseguimos tener una cabra que se ordeñaba por las mañanas y que hacía posible que tuviéramos leche fresca casi todos los días. Pues bien mi padre decidió que tenía que vender la cabra por la razón de que esta daba cada vez menos leche.      
Cuando ya estaba en trámites su venta, no quedo otro remedio que confesar que la culpa de que la cabra no diera leche no era de ella, sino de nosotros –mi hermano y yo- que por la noche antes de acostarnos íbamos a su redil y nos bebíamos la leche directamente desde sus ubres y claro era lógico que al día siguiente la pobre cabra diese poquísima leche.
En otra ocasión el señorito de una de las fincas colindantes a la estación, creo recordar que “El Chaparral”, contrato a mi padre, a mi hermano y a mí, para hacer de ojeadores en una cacería que habían organizado. Menudo día nos pasamos espantando conejos, liebres y perdices para que los amigos del señorito de turno se divirtieran en sus confortables puestos de caza.
Al final del día volvimos a casa, más contentos que unas pascuas, pues además del jornal ganado, íbamos cargados con varias piezas de caza que se habían “extraviado” durante la jornada. Ya teníamos para comer bien más de una semana. Años después, muchos años después y con motivo de ver la película de Miguel Delibes, “Los Santos Inocentes”, recordé esta agridulce  anécdota.
En fin,  como decía Bertol Brech: “después de las guerras, entre los vencidos, el pueblo llano pasa hambre; entre los vencedores, el pueblo llano la pasa también" y en nuestro caso, a pesar de que mi padre estuvo en el bando de “los vencedores”,  no éramos una excepción.
Otro de los recuerdos que me ha venido muchas veces a la mente,  eran los muchos y variados  resfriados que cogía todos los años, especialmente en  invierno, debido a que nunca tuve zapatos, siempre iba con alpargatas o con sandalias de goma con los dedos de los  pies al aire. Cuando me compraron los primeros zapatos –con 12 años- fueron de la marca  “segarra”, la del famoso gorila, los de la famosa pelotita verde,  con un par de números más de mi pie, pues  tenían que durarme un mínimo de dos o tres años.
Con mi padre José Mariá y mi hermano Juan, en los años finales de los 50
Y otra anécdota, esta menos triste, pero tan real como la vida misma. En una ocasión fui a Mérida al cine, a ver nada menos que a Joselito en su película “El pequeño ruiseñor”. La película fue lo de menos, lo gordo, para mi grave, fue que lo que me paso en la estación de Mérida, a las tantas de la noche, esperando a que saliera un tren de mercancías que nos llevara de vuelta a Proserpina.
Dando vueltas por los andenes me entraron unas enormes dudas que no dejaban de darme vueltas en la cabeza y empezaba a dudar hasta de mis “profesores” ferroviarios, pues me habían enseñado que solo había una luna y así era en Proserpina, pero no en Mérida, que veía con nitidez 8 o 10 lunas llenas.
Al día siguiente, ya de vuelta a Proserpina, le pregunte a mi padre por esa diferencia del planeta lunero entre una y otra estación. Sin necesidad de hablar con los profesores mi padre me saco de dudas: Eran los altos focos de luces de la estación de Mérida.
En fin, hay muchas más, pero como muestra creo que son suficiente. Por cierto que allí, en aquella pequeña estación de ferrocarril, fui creciendo por fuera y por dentro, en esas edades es cuando más te ves crecer y al igual que Proserpina –la diosa- fue el origen de la primavera, Proserpina -la estación- fue para mí el origen de esa primavera de mi vida y ahora, que ya voy por el invierno, repaso lo que dice mi amiga y poeta Mercedes Blanco, en su libro La Estación del Frío:


Y en el andén del tiempo

Me he sentado a esperar
El penúltimo tren
Que me lleve a la Estación del Frío
Acaso sin regreso



Francisco Naranjo Llanos

P.D.- Agradezco a Antonio Hidalgo Rodríguez, uno de los Factores de Circulación en Proserpina (1957/1962), -uno de mis maestros-, los datos y fotografías  sobre la estación y que me han servido mucho para completar esta breve intrahistoria sobre las Proserpinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario