LEMA DE ESTE BLOG

Lema de este Blog:

...Vivir consiste en construir futuros recuerdos.(Ernesto Sábato)

CARMEN: EJEMPLO DE LUCHA CONTRA EL FRANQUISMO

El  6 de enero de 2012 falleció a la edad de 91 años Carmen Rodríguez Campoamor, viuda del dirigente comunista  Simón Sánchez Montero. Descansa en paz Carmen, pues ayer vosotras  y vuestros compañeros y hoy muchos de nosotros, vuestros hijos y nietos,  gracias a vuestro ejemplo seguirán, seguiremos, luchando.

Nacida en 1920, desde muy joven desarrolló una actividad militante incansable en la lucha contra el franquismo, lo que acarreó ser encarcelada en tres ocasiones. Recordaba la dureza de las condiciones de encarcelamiento pero al mismo la solidaridad entre los presas. Reivindicó siempre la lucha de las mujeres: “nosotras hemos luchado como los hombres o más”, decía.

Hija de padres comunistas, su padre muere en la guerra civil en el frente del Ebro siendo teniente del ejército republicano. En 1939, en los últimos días de la guerra, es ya militante del PCE y actúa como Secretaria de Agitación y Propaganda.

Casada con Simón Sánchez Montero, conocido dirigente comunista, quien pasó 17 años en las prisiones franquistas, durante los cuales acude a visitarlo con sus hijos a todas las cárceles a las que este va siendo destinado.

Carmen, conjuntamente  con otras mujeres recibió el Premio Abogados de Atocha de 2008, en su 4ª edición,  cuando la Fundación "Abogados de Atocha" de CCOO, otorgo el galardón a las Mujeres de los presos políticos del franquismo. En marzo de 2011 el ayuntamiento de Getafe le otorgó el premio 8 de marzo en su categoría regional en reconocimiento a su lucha con motivo de la celebración del día internacional de la mujer.

El último acto en el que participo fue el pasado mes de septiembre en él homenaje a la labor desarrollada por los abogados del PCE durante los años de lucha antifranquista que tuvo lugar durante la edición anual de la Fiesta del Partido, cuestión que ella había reivindicado públicamente siempre que le dejaban un micrófono.

Conocí personalmente a Carmen y a Simón en las fiestas de un barrio de Madrid: Aluche. Me había invitado unos amigos que vivían en ese barrio: Domingo y Amparo.  

Sería a finales de los años 70, pues Simón por aquel entonces era Diputado por Madrid en el  Congreso, elegido en la lista del PCE en  las primeras elecciones generales democráticas celebradas en 1977, después de la dictadura franquista, y me llamo la atención que todo un “señor diputado” estuviese en la barra de la caseta del partido despachando tiques  de bebidas y comidas. La verdad que había oído tanto y también de él que este detalle me impacto en positivo. También estaba allí Carmen, su eterna compañera de fatigas, recuerdo que haciendo tortillas.

Ese fue el comienzo de una larga amistad y coincidencias. No había acto, movilización, movida reivindicativa en Madrid,  que no nos encontráramos con ellos. Quizás la pareja más conocida y popular en las movilizaciones y actos haya sido la formada por Marcelino-Josefina, pero sin ser tan conocidos la formada por Carmen-Simón, siempre estaban también en todas y cada una de las movilizaciones obreras madrileñas. Recuerdo que incluso en momentos que la precaria salud de Simon no era para estar en movilizaciones.

Un año después de fallecido Simón, en septiembre de 2007, CCOO de Madrid colaboro en el homenaje que la Fundación de Investigaciones Marxistas  le hizo en el Auditorio “Marcelino Camacho”. (Ver video adjunto), en el que Carmen Rodríguez intervino en nombre de la familia, reivindicando una vez más, los necesarios reconocimientos a los Abogados y a las mujeres de los presos del franquismo. Sin ánimo de ser adivino creo que de allí nació la idea, que después se convirtió en propuesta a debatir en el Patronato y que luego se concreto en el Premio que concedió la Fundación de los Abogados de Atocha a las “mujeres de los presos del franquismo” en su edición de 2008.

También en los actos de reconocimientos de “las Trece Rosas” en el cementerio del Este de Madrid, Carmen siempre estaba allí la primera  recordando a aquellas jóvenes de su generación que fueron vilmente ejecutadas en las tapias del cementerio por el régimen franquista, pocos meses después de terminar la guerra civil.

Como esto es un breve retrato de Carmen solo decir, para finalizar, copiando una frase que le gusta decir a una amiga (Victoria), que Carmen Rodríguez Campoamor fue de esas mujeres que “sin ellas, la lucha antifranquista hubiera sido imposible”, o como dice otra amiga, (Maribel) "se nos ha ido otra gran guerrillera por la paz de nuestra historia que no debemos olvidar nunca".

Descansa en paz Carmen, aquí seguiremos intentando que tu legado no sea en vano. Tu ejemplo nos tiene y debe hacer que continuemos en la lucha por los ideales de la clase obrera, que fueron hasta tu muerte los tuyos…



Ronteky

4 comentarios:

  1. Siempre es agradable recordar a las personas que lucharon por la libertad y los derechos de este país. Es una forma de demostrar y reconocer nuestro agradecimiento por todo lo que hicieron. Una gran Guerrillera, compañera de un Gran Hombre. Cuando leemos cosas como esta, es cuando vemos bien claro, que es imposible olvidar. Gracias Ronteky por tu artículo.

    ResponderEliminar
  2. De la figura de Carmen, como la de otras mujeres más conocidas (María Teresa León, Federica Montseny, Victoria Kent, María Zambrano, Clara Campoamor…) siempre me ha interesado el poco reconocimiento de su labor a la sombra de los hombres. Para cualquiera de nosotros que nos interese el tema es evidente que la mujer suele ser la gran olvidada de la guerra civil que desgarró España y la dividió progresiva e irremediablemente. Incluso hasta hoy. Y en ese olvido la historia de las mujeres del PCE, alma de resistentes, está por escribir.

    La resistencia femenina al franquismo se ha topado con cierta marginación por parte de la historiografía “clásica” del anti franquismo. El machismo, desgraciadamente, no sólo es de derechas. Recordarás que los anarquistas llamaban a la mujer, "esclava del esclavo". No tengo mucho espacio pero te podría explicar alguna anécdota muy significativa de marginación de luchadoras por parte de compañeros del partido a la hora de los reconocimientos de su papel en la lucha en los barrios obreros. Triste.

    Bien es verdad que en los últimos tiempos esto va siendo superado con aportes procedentes de otras historiografías (de fuera del país) que permiten iluminar aspectos de la actividad política femenina que tradicionalmente habían sido considerados pertenecientes a la esfera de lo privado. Poco a poco se va ampliando el reconocimiento de la lucha desarrollada por las mujeres y considerando también la intervención de las miles de mujeres anónimas que actuaron, no ya como militantes, sino como madres, esposas o hermanas. Muchas de ellas se movilizaron por razones puramente afectivas, es cierto, pero terminaron por politizarse. Las mujeres que aceptaron un compromiso político sufrieron, a su vez, el drama de su maternidad, pues tenían necesariamente que dejar a sus hijos con los abuelos o familiares y ello les creaba un grave complejo de culpa. La imagen de la mujer-madre está presente en todos los status de la sociedad y también en las organizaciones de izquierda.

    Otro fenómeno significativo es la discriminación de la mujer en la clandestinidad. Aunque sufrían los mismos riesgos que los hombres, era normal que se les relegara a funciones secundarias, como las de servir de enlace, cobertura... Los ámbitos y los acontecimientos en los que se ha materializado la resistencia femenina se consideraban como complementarios a los de los hombres: la apreciación de la solidaridad como práctica no separada del compromiso, muy presente en la actividad de las mujeres de preso o la importancia del enlace en las organizaciones clandestinas y en las tareas de retaguardia.

    Esperemos que con el tiempo el silencio y del olvido en que se ha sometido hasta ahora el compromiso de las mujeres con la lucha antifranquista desaparezca. Que se reconozca que el papel que desempeñaron fue imprescindible, que sin ellas esta lucha nunca habría existido. Por ello es necesario que los que tenemos memoria lo recordemos a los demás.
    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Gracias por compartir tus historias, y esta historia además es muy bella, porque nos da ejemplo de lucha y tesón, gracias a personas como ella aprendemos mucho y comprendemos que los esfuerzos no son vanos, y en cierta medida siempre tienen su recompensa, gracias a personas como ella, que han contribuido hacer que el mundo sea un poco mas justo, algunos hombres y mujeres sabemos cual es nuestro camino.
    Un beso y gracias de nuevo

    ResponderEliminar