LEMA DE ESTE BLOG

Lema de este Blog:

...Vivir consiste en construir futuros recuerdos.(Ernesto Sábato)

LOS AÑOS DEL HAMBRE.( EN CASTUO: LA JAMBRE )

(…Yo te traigo la güena simiente,
la flor del granero:
trigo rubio, más rubio que el oro
que d'América trajo el agüelo;
trigo rubio que en pan convirtiera
la Jambre, si Amor no anduviera por medio…

...del poema LA SEMENTERA,
de Luis Chamizo)

Después de escribir hace un par de semanas  la entrada del blog  sobre la guerra civil en Extremadura, unos días después y por azares del destino,  por pura coincidencia, mi nieto me pregunto que quien reinaba en España cuando yo era pequeño. Lógicamente yo le conteste que en aquel tiempo, los años cincuenta,  no reinaba nadie en nuestro país, pues entonces éramos  “gobernados” por la dictadura franquista,  un régimen dictatorial militar. Y ya puestos le conté algunas  de las cosas que yo mismo viví, algunas anécdotas, eso sí dulcificándolas y aun así  mi nieto, con nueve años, le parecían increíbles.

Esto que cuento me da pie a reiterar lo necesario que es que todos conozcamos la historia, nuestra historia real y después que cada cual opine lo que considere oportuna. En fin, aquí voy a contar algunas de las cosas que le conté a mi nieto y otras que no se las conté porque considere que aun es pequeño para comprenderlas.

Como todo  el mundo sabe, o debería saber, después del sangriento y cruel golpe de estado y posterior guerra civil que finalizo con el triunfo del fascismo en 1939, los españoles  vivieron una de las épocas más trágicas desde  los años cuarenta hasta más allá de los cincuenta, en cuanto a pasar hambre, pues en cuanto a la represión fue mucho más allá, hasta prácticamente  la muerte del dictador en 1975, pues como se recordara Franco firmo las ultimas penas de muerte de cinco jóvenes por motivos políticos, jóvenes que fueron ejecutados  el 27 de septiembre de 1975..

Después de la guerra una recesión económica hizo estragos en un país dividido y maltrecho, donde, según las estadísticas  más fiables, de una población de 26 millones de habitantes cerca de  400.000 habían tomado el camino del exilio, casi otro tanto abarrotaban las cárceles del gobierno fascista y más de la mitad de la población restante pasaba hambre, por falta del principal componente familiar que pudiera trabajar, muerto en la contienda o preso.

 A mediados  de 1939 se implanta el racionamiento de la población y pronto se comprobó que los alimentos suministrados carecían del mínimo  necesario para la subsistencia ya que estaban compuestos de forma predominantes por garbanzos, patatas, boniatos, pastas para sopas, bacalao y muy de tarde en tarde por carne de membrillo, chocolate terroso incomestible y jabón.

 El déficit de hidratos de carbono y grasas, así como la carencia de vitaminas, calcio y hierro era evidente. El pan, que antes era el alimento base de las familias modestas, se convirtió en otro apreciado artículo de lujo ya que para aquellos que tenían una cartilla de racionamiento, era de unos  100 gramos. Tras este desastre alimenticio floreció un mercado negro de productos que por sus precios sólo estaban al alcance de privilegiados afectos al régimen fascista; el resto de la población se convirtió en devoradores de almortas, altramuces, salazones y castañas.

 Ricardo de la Cierva en su ‘Historia del Franquismo’, historiador afecto al régimen,  cuenta que  “sólo” hubo treinta mil muertos de hambre entre los años 1940 y 1946, claro está que él no tuvo en cuenta aquellos certificados de defunción que encubrían vergonzosamente como otras causas lo que era evidente, como  consta por referencias de facultativos de la época. Esto es síntesis lo que ocurrió en los llamado años del hambre en España.

Yo,  que como contaba en la anterior historia en el blog de ronteky, como era hijo de “vencedor” por las circunstancias descritas en esa historia, no pase esas calamidades y no recuerdo haber pasado hambre, Me explico:

Mi padre una vez finalizada la guerra volvió a su anterior trabajo, jornalero del campo extremeño, en un pequeño pueblo de Badajoz: Esparragalejo. En 1941 ingreso en el ferrocarril, de auxiliar de obrero de vías y obras, con un salario de 7 pesetas diarias. Para hacernos una idea de lo que significada ese sueldo, decir en esas fechas un litro de aceite de oliva valía también cerca de 7 pesetas y el salario mínimo era de 5,95 pts.
       Con mi padre y mi hermano en los años cincuenta

En cuanto a mis vivencias sobre los años cincuenta, recuerdo cosas como que durante muchos días, prácticamente la mitad de cada mes, con la comida de medio día: cocido de garbanzos, teníamos para el almuerzo, la cena y el desayuno. Es decir garbanzos en el almuerzo, sopas de garbanzos por la noche y el tocino para las tostadas del desayuno. Un día sí y otro también.

Otras cuestiones de las que recuerdo con nitidez  eran los muchos  resfriados que cogía todos los inviernos debido sobre todo a que hasta la edad de 10 o 12 años no tuve zapatos, siempre iba con alpargatas o con sandalias de goma con los dedos de los  pies al aire. Cuando me compraron los primeros zapatos fueron los famosos gorila, de segarra, los de la pelotita verde,  con un par de números más de mi pie, pues  tenían que durarme dos o tres años. Zapato-bota, que servian para invierno y para verano,  por cierto calzado que llevo puesto en la fotografia.

Para que os hagáis una idea general de la situación os contare que en un momento dado, cerca de los años sesenta, conseguimos tener una cabra que hacía posible que tuviéramos leche fresca casi todos los días. Pues bien mi padre decidió que tenía que vender la cabra pues esta daba cada vez menos leche.

Cuando ya estaba en trámites de venderla no quedo otro remedio que confesar que la culpa de que la cabra no diera leche no era de ella, sino de nosotros –mi hermano y yo- que por la noche antes de acostarnos íbamos a su cuadra y nos bebíamos la leche directamente desde sus ubres y claro era lógico que al día siguiente a primera hora la pobre cabra diese poquísima leche, pues como decía Bertol Brech: "entre los vencidos, el pueblo llano pasaba hambre; entre los vencedores, el pueblo llano la pasó también".

Pero a pesar de todo esto que cuento, que quede claro que yo no pase hambre en la posguerra  al ser hijo de “vencedor”, algo de necesidades quizá, pero ni punto de comparación con lo que pudieron pasar los hijos de los  vencidos, especialmente en las fechas que se llamo “los años del hambre”.

RONTEKY

15 comentarios:

  1. Esta es quizás la mejor manera de conocer algo de historia. Los hechos acontecidos años atrás y que han afectado a millones de personas, mejor, si se puede, conocerlos de los mismos afectados. Relatos como este, deberían ser leídos por todos, transmitidos de generación en generación, para que no vuelvan a ocurrir.
    Me alegro de que decidas contarnos tu vida en aquella época, tan dolorosa, porque podemos aprender mucho de ello. También tengo que decir que me pone muy contenta de que tengas tanta facilidad para transmitir tus vivencias, pues lo haces de una manera tan amena que es imposible no dejar de leerlas. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracías por compartir aquella tu vida, con tantos espacios comunes para los que vamos para viejos. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  3. Sería bueno que esto no se olvidara, que las nuevas generaciones, lo sepan y más si es de la voz de los propios protagonistas, que muchos de ellos, jamás pudieron contarla....Gracias por esta historia Ronteky....Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Años 50, Villafranca de los Barros. se salía al "rebusco" aceitunas caidas en el suelo-mucha hambre entre los jonaleros-, fuera de la lona. Se llamaba Juana, la cogió al G. Civil, le dió una paliza y le obligó a meterselas por el c. Yo la conocí, me lo contó llorando un día, yo tenía 8 años y todavia estoy impresionado.

    ResponderEliminar
  5. Cuando me jubile (un poco más tarde de lo que pensaba, a lo visto) podríamos escribir un libro que se llamara "Recuerdos del hambre de la posguerra", un libro de historia oral con vivencias de un lado y de otro.
    Porque como decía Bertol Brech: "entre los vencidos, el pueblo llano pasaba hambre; entre los vencedores, el pueblo llano la pasó también"
    El verano pasado vimos una exposición fantástica en el museo Etnológico de Barcelona que se llamaba "Fam i Guerra a Catalunya"
    con más de un centenar de objetos de vida cotidiana, documentos y
    fotografías que nos mostraban ese día a día marcado por el hambre en los años de guerra y posguerra. Para mí la joya fue un documental con testimonios de personas y la memoria de las estrategias de los supervivientes ante la escasez de alimentos y las dificultades que gran parte de la población tenía para acceder a ellos. Si lo encuentro lo compartiré.
    Gracias por permitir que la memoria siga viva. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Lo primero y ante todo, muchas gracias por tu relato.
    Quiero compartir contigo, algo que me contaba mi abuela.
    Su marido perteneció al bando de los perdedores, así que en el 39, se encontró con 25 años, un marido condenado a tres penas de muerte,( una por si había indulto, que no se librase) y tres hijos que alimentar, empezó a trabajar de asistenta, diciendo que su marido estaba trabajando fuera, todo alimento que tomaba era el que la daban en aquella casa, y se lo tenia que comer delante de ellos, lo que se llevaba a casa, era para los niños. Con el tiempo, cumpliendo condena mi abuelo en el penal de Burgos, entro a trabajar para el periódico Ya, con eso y que los niños recogían leña y la vendían, las cosas mejoraron, pero en Madrid no había comida, aunque tuvieras dinero para ella.
    Esas cosas me las contaba, cada vez que yo lloraba porque no quería comer, se ponía muy seria y me contaba cosas de la guerra y la posguerra.
    Un saludo y gracias de nuevo

    ResponderEliminar
  7. Mi abuelo materno pertenecio al bando de los vencedores, en los veranos de los 70, le visitabamos en Andalucia, era adorable, y nos contaba el hambre que pasaron, y como comian todo tipo de hierbas del campo.

    ResponderEliminar
  8. Aunque que fusilaron a cinco en 1975,las condenas a muerte fueron once, seis de ellas las conmutaron.Estos fueron: Manuel Cañaveras, Garmendia (recibio un tiro en la cabeza, no era etico fusilar a alguien que se le caia la baba) Manuel Blanco Chivite (periodista y escritor) Vladimir Fernanadez Tovar, Concepción Tristan ( fallecida recientemente, estaba embarazada) Maria Jesus Dasca ( el prestigioso ginecologo, Angel Sopeña certifico un embarazo inesixtente)

    ResponderEliminar
  9. Cuando las cosas son auténticas necesitan pocos adornos.

    ResponderEliminar
  10. Precioso. Es increible que hoy nos quejemos....Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Está muy bien, Paco, el contar las historias personales que enmarcan una época histórica que se nos quiere reescribir.
    Y algunos que se consideran ajenos las deberían leer porque "el hambre no avisa nunca, vive cambiando de dueño".

    ResponderEliminar
  12. Gracias por vuestros cariñosos y algunos inmerecidos comentarios. Todos ellos hacen que siga rebuscando en mi memoria para contar cosas que al menos para mi fueron recuerdos, unos muy serios otros menos trascendentes de los "carriles de la vida" que a uno le ha tocado vivir. Un abrazo ¡!

    ResponderEliminar
  13. Tengo que reconocer, que aunque una parte de esta historia me la habías contado en persona, me ha encantado la forma de plasmarlo en el papel, tan sencilla y cercana, basada en una parte de tus vivencias, que ojalá no se vuelvan a repetir nunca. Me gustaría que te decidieras a escribir todas tus vivencias en ese libro que vive en tu mente, que sé que son muchas, con sus chascarrillos incluidos. Un beso

    ResponderEliminar
  14. El verano pasado vimos una exposición fantástica en el museo Etnológico de Barcelona que se llamaba "Fam i Guerra a Catalunya"
    con más de un centenar de objetos de vida cotidiana, documentos y
    fotografías que nos mostraban ese día a día marcado por el hambre en los años de guerra y posguerra.

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado! y emocionado! Es un placer que podais contarnos y enseñarnos...porque vosotros sois las mejores enciclopedias.Por.eso me da tanta rabia que tanto que habeis luchado,hayamos consentido los jovenes que nos lo hayan quitado de un plumazo...

    ResponderEliminar