LEMA DE ESTE BLOG

Lema de este Blog:

...Vivir consiste en construir futuros recuerdos.(Ernesto Sábato)

ANTONIO MONTESINOS : JUVENTUD ACUMULADA

Hace unos días un grupo de amigos, relacionados con la Fundación Abogados de Atocha, (especialmente a propuesta de Raul Cordero) hemos dado  un sentido y sencillo homenaje a Antonio Montesinos, un “joven” y entrañable abogado laboralista que ha cumplido 88 años el 31 de Julio de 2014.

Antonio nació  en 1926 en un pequeño pueblo de la provincia de Segovia a orillas del río Eresma,  en donde su padre era Maestro, y como él cuenta: “pero como también era republicano y anticlerical y no lo disimulaba durante la dictadura de Primo de Rivera, se le “recomendó” que  pidiera la excedencia”.

Antes de contar retazos de sus historias y su vida decir que a finales de 1965, Antonio Montesinos, conjuntamente con María Luisa Suarez, José Jiménez de Parga y Pepe Esteban, puso en marcha el primer despacho de abogados laboralistas en Madrid, el de la calle La Cruz.

A partir de esa fecha  surgieron despachos laboralistas colectivos en  Madrid y en otros lugares de España. En estos despachos  no sólo se defendían asuntos laborales, sino asuntos penales ante el TOP,  (Tribunal de Orden Publico, creado por la Dictadura Franquista) , asuntos de desahucios, problemas de barrio, es decir todo lo que necesitaba  la inmensa mayoría de la población,  explotada por el franquismo.

Espacios para la lucha por la libertad

Esos bufetes de abogados fueron parte esencial en el desarrollo de las reivindicaciones y movilizaciones obreras, ayudando  en la negociación colectiva y jugando un importante papel en la formación sindical. Su labor en las Magistraturas, su trabajo asesor y vertebrador, convirtieron aquellos despachos  en espacios para la lucha por la libertad.

 Este compromiso llevo  a muchos de estos abogados a poner en juego sus carreras y seguridad personal en defensa de los presos políticos y represaliados de la Dictadura. Sufrieron persecución y cárcel e incluso la muerte, como el  ocurrió en el atentado ultra del 24 de enero de 1977 en Atocha 55. Antonio  Montesinos fue pionero de esos espacios de libertad.

Su  primera relación con los Tribunales la tuvo cuando tenía 16 años. Acompaño a su padre  a presenciar el Consejo de Guerra en que juzgaban a su tío  y a otros cuatro presos más, por haber reconstituido en Albacete el Partido Comunista. La petición Fiscal dos penas de muerte. La sentencia,  cinco penas de muerte. Aquel día  Antonio tomo la decisión de ser abogado para defender a los trabajadores. (A su tío lo fusilarían en las tapias del cementerio del Este en 16 de marzo de 1943. Tenía poco  más de 40 años y dejaba viuda y 4 hijos).

Antonio tiene miles de historias y anécdotas para contar. Yo solo me detendré en algunas de ellas.

En 1952 se dio de alta como Abogado en el Colegio de Orihuela. Vivía en Torrevieja, con sus padres. Conoció el mundo del trabajo por dentro: salineros, y pescadores. La vida era dura tanto para unos como para otros. Los pescadores no tenían sueldo fijo. Iban a la parte. Los salineros eran fijos discontínuos. Respecto de éstos últimos  fue el primer ERE que conocía, al eliminar la empresa  centenares de puestos de trabajo, al mecanizar la forma de cargamento de la sal en buques que llegaban de todos los puntos del globo.

Esa toma de contacto con la clase obrera fue una experiencia importante en la lucha por el socialismo y por la solidaridad humana. Para Antonio esos trabajadores: “No eran sus clientes, eran sus camaradas, y, por ello, sus amigos”.

Años después, en 1957, y ya en Madrid, uno de los primeros asuntos que llevo y del que se siente especialmente orgulloso,  fue la defensa de un condenado a 30 años de reclusión por haber participado en escuchas colectivas de Radio España Independiente, en las instalaciones de la Marina de Guerra en Cartagena. Consiguió  un indulto particular con apoyo en una  Ley de 1870. Le rebajaron seis años de prisión  y salió en libertad.

A lo largo de más de 60 años de abogado ha llevado casos colectivos e individuales de Telefunken, de los campesinos de Toledo, de Pegaso de Iberia, etc . La verdad que la vida de Antonio da para varios libros y lo mío es un humilde artículo en su 88 cumpleaños.

Desde su creación en 2004 es miembro del Patronato de  la Fundación Abogados de Atocha. Siempre es un honor tener una persona de estas características que con su experiencia y su capacidad dan color y luz a las reuniones. La verdad que es  un autentico placer escuchar su voz y sus palabras.

En el último año y con motivo de la puesta en marcha por parte de la escuela Confederal de Formación Sindical de CCOO de varios cursos con nuevos sindicalistas sobre “Los Abogados de Atocha” y “El Proceso 1001” y en los que ha colaborado la Fundación Abogados de Atocha, he coincidido con Antonio en varios de ellos y él ha sido una de las estrellas de esos cursos. Sus historias, su claridad y don de palabra han puesto en pie más de dos veces a los integrantes de los cursos.

        Antonio Montesinos en el centro, rodeado de un grupo de amigos. entre otros...
              Alejandro Ruiz Huertas, Manola Carmena, Jaime Cedrun, Salce Elvira, Francisco  Naranjo, etc.

Esto es un breve resumen de sus palabras en el que celebramos recientemente en Oviedo: Cómo surgieron los despachos laboralistas en 1965: “Los obreros se habían organizado; los abogados teníamos que organizarnos”. Y en aquellos años aparte de defender a los obreros en magistratura y ante los tribunales de orden público, “fue el abrazo entre los obreros y los intelectuales”. Al referirse al momento actual y la crisis, dijo que “el capital siempre pretende obreros esclavos”, y para defendernos reclamó “unidad y solidaridad” y emplazó a los delegados sindicales jóvenes a “luchar también por crear conciencia de clase entre la gente”.

En fin y como decía al comienzo, en su cumpleaños pasamos una jornada sumamente agradable escuchando sus muchas historias y terminamos convencido de que Antonio Montesinos es mucho más joven de lo que su DNI dice, es decir por sus años puede parecer algo mayor pero lo que tiene es una juventud acumulada.

 Felicidades y gracias por tu compromiso con la clase trabajadora y por supuesto que cumplas muchos más camarada Antonio ¡!.

RONTEKY

EL ECO DE SU VOZ CONTINUARA CON NOSOTROS

Fernando Soto Martin,  Metalúrgico, sindicalista, político y activista por la libertad, murió en Sevilla el pasado miércoles 9 de julio a la edad de 75 años, víctima de un cáncer de pulmón, al parecer producido por el amianto.

Fue uno de los sindicalistas de CCOO, -“los 10 de Carabanchel”- procesados y condenados en el Proceso 1001. Fue detenido el 24 de junio de 1972 en el convento de Los Oblatos en Pozuelo (Madrid), conjuntamente con otros nueve compañeros. Tenía en el momento de su detención 33 años. Los sindicalistas detenidos aquel día fueron:

Marcelino Camacho Abad
Eduardo Saborido Galán
Nicolás Sartorius Álvarez de las Asturias
Francisco Acosta Orge
Luis Fernández Costilla
Francisco García Salve
Juan Muñiz Zapico
Fernando Soto Martín
Miguel Ángel Zamora Antón
Pedro Santisteban Hurtado


Todos ellos fueron juzgados por un tribunal  franquista  (Tribunal del Orden Publico)  y condenados a 162 años de prisión por luchar por la libertad sindical y la democracia en España. (Asociación ilícita al pertenecer a CCOO dijeron  los del TOP). Estas fueron sus condenas: para Saborido 20 años y seis meses, para Marcelino 20 años, para Sartorius y García Salve 19 años, para Soto y Muñiz Zapico 18 años, para Paco Acosta, Zamora, Santiesteban y Fernández Costilla 12 años.

Fernando Soto nació en 1938 en Sevilla.  Con 14 años entro de  aprendiz en la empresa HISPANO AVIACIÓN, después ya con 18, paso a Oficial de Chapista en la misma empresa, absorbida más adelante por Construcciones Aeronáuticas (CASA).

En 1963 se presento  a las elecciones sindicales del “Sindicato Vertical”, fue elegido enlace sindical y posteriormente vocal provincial. Fueron las fechas donde comenzaron los orígenes  de las CCOO en Andalucía y Fernando fue uno de sus organizadores. En 1966 fue reelegido enlace sindical y en esta ocasión fue elegido Presidente de la Sección Social del Sindicato Provincial del Metal, en una candidatura que copo todos los cargos…

Su primera detención llego en 1967 cuando participaba en una manifestación del 1º de mayo. Fue multado con 25.000 pesetas y  condenado a tres meses de prisión, pero lo más grave es que esa condena conllevaba el despido laboral y las supresión de sus cargos sindicales, además de incluirlo en las “listas negras” para que no consiguiera trabajo en ninguna empresa del sector. El y su familia tuvieron que subsistir con trabajos en la economía sumergida y de la solidaridad de sus compañeros.

En 1969 fue nuevamente detenido y deportado a un pueblo de Jaén durante unos meses. En 1970 se vio obligado a exiliarse a Paris para evitar otra detención. A su vuelta en 1971 vivió más de un año en la clandestinidad en Madrid, hasta que fue detenido con el resto de la Coordinadora Nacional de CCOO en el convento de los Oblatos en Pozuelo de Alarcón el 24 de junio de 1972.

Después de la muerte de Franco y ya en democracia, en 1977, fue elegido diputado para el Congreso  en las listas del PCE, repitiendo en la siguiente legislatura (1979-1982), siendo desde 1977 hasta 1981 secretario general del PCE en Andalucía. Tras dimitir de SG del PCE se reincorporo a su puesto de trabajo en CASA (Construcciones Aeronáuticas, que como decía antes había absorbido Hispano Aviación).

Años después, en 1984, volvió a la política, en esta ocasión en las listas del  PSOE, pasando por  Diputado Autonómico, Senador y Parlamentario  en el Congreso de los Diputados. Tras dejar el Congreso en 1996 se reincorporo de nuevo a CASA, hasta que en 1997 se prejubilo.

Durante la década, 1998-2008, fue en Andalucía, Coordinador del Plan Andaluz de Erradicación del Chabolismo y Comisario para la Recuperación de la Memoria Histórica.

Fue condecorado con la Medalla al Mérito Constitucional, la Medalla de Oro al Mérito del Trabajo, la Medalla de Andalucía y la Medalla de la Ciudad de Sevilla en 2010. Ha publicado centenares de artículos en la prensa  y es autor de los libros A ras de tierra (1976), Por el sendero de la izquierda (1996) y Odisea en re menor con parada y fonda en Carabanchel (2002). 

Esta es, brevemente y en síntesis, su biografía sindical y política.

Hace solo unos meses, en diciembre de 2013, sus compañeros de CCOO le  rendimos un caluroso homenaje en Madrid,  con motivo del 40 aniversario del Proceso 1001. El ya no pudo asistir por su precaria salud. Asistieron a ese acto sus compañeros también homenajeados, Eduardo Saborido, Paco Acosta, Nicolás Sartorius, Pedro Santiesteban  y Miguel Angel Zamora.

Aunque lo conocía por referencias, personalmente conocí a Fernando en enero de 2013, con motivo de la concesión del premio de la Fundación Abogados de Atocha, premio que ese año  se otorgo a los encausados en el  Proceso 1001. Aquellos días iba acompañado, además de por sus compañeros del 1001, por su inseparable  “La Mari”, como él le decía a su compañera de toda la vida. Con suma rapidez tuve una buena química con él.

Después volvimos a coincidir en el acto que se realizo el 24 de junio de 2013 en Pozuelo de Alarcón, fecha conmemorativa del  41 aniversario de su detención en el Convento de los Oblatos.


Volvimos a estar juntos el 4 de noviembre de 2013,  en  el acto que se celebro en Getafe, con motivo de  la inauguración de la exposición "Proceso 1001: Tiempos de clandestinidad", con la que el sindicato conmemora el 40º aniversario del Proceso 1001, por el que fue detenida la estructura en la clandestinidad de CCOO, en el año 1972.

Nos contó aquel día la lucha sindical en la dictadura. Las reuniones en la clandestinidad, su actividad como representante de los trabajadores, la lucha por un convenio justo, la dura pelea por la democracia y la libertad, sus avatares políticos, etc… En definitiva ese día nos dio una clase magistral, a pesar de los golpes de tos que de vez en cuando le hacían parar su intervención. Tuve el honor de presentarlo y califique su discurso como “Fernando Soto: Memoria viva de CCOO”.


Ese día fue el último que vino a Madrid. De aquella fecha me queda un recuerdo maravilloso de él. Además de sus palabras y su grata conversación, tanto en el acto de Getafe, como en la comida, y sobre todo  en la ida y venida en coche desde Getafe y hasta la Estación de ferrocarril de Madrid Atocha con ese gran conversador que fue siempre Fernando.  

El libro que me regalo y me dedico ese día “Odisea en re menor con parada y fonda en Carabanchel”, siempre me servirá para recordar a un gran luchador por las libertades sindicales y políticas en nuestro país, en unos tiempos muy difíciles como fueron aquellos años negros de la dictadura franquista.

Cuando hoy releo su dedicatoria, dedicatoria que estoy seguro que me escribió con el corazón y quizás pensando que nunca más nos íbamos a ver, me emociona y me asoma una lagrima en su recuerdo.

La última vez que hable con él fue hace un par de meses, me llamo para interesarse por su nieta, un tema  relacionado con sus estudios y los abogados de la transición democrática en la universidad. Su voz a través del teléfono era como siempre, fuerte y a la vez dulce, aunque se le notaba cansado tenía esperanzas en su recuperación… En fin estos son mis recuerdos de un gran luchador por la libertad y la democracia.

Cuando  presente a Fernando Soto en Getafe, terminaba mi intervención con una cita de Paul Eluard, que recuerda siempre  en sus intervenciones Alejandro Ruiz-Huerta, uno de los supervivientes de la matanza de Atocha, y Presidente de Honor de nuestra Fundación, "Si el eco de su voz se debilita, pereceremos".

Hoy quisiera terminar estas líneas  parafraseando a Paul Eluard en memoria de Fernando Soto, pues estoy completamente seguro que “El eco de su voz continuara con nosotros”

Porque en el eco de la voz de los encausados en el  “Proceso del 1001”, o en la de los “Abogados de Atocha”, es donde las CCOO de hoy deberíamos reflejarnos y afrontar nuestro camino de futuro.


RONTEKY 


BUENAS NOCHES Y BUENA SUERTE

Buen día, mejor tarde y excelente noche. Así puedo definir el viernes 9 de mayo de 2014. Un día de primavera, de los pocos primaverales que tiene Madrid, ya que aquí pasamos rápidamente del frió al calor y del invierno al verano y viceversa sin pasar por la primavera y el otoño.

Este día además del trabajo cotidiano, tenia varios eventos. El primero a medio día. Compartir unos aperitivos con unos amigos en la celebración del cumpleaños de una compañera. Un ratito interesante con brindis por la compañera Pilar, para que cumpla al menos 100 años más, por supuesto en nuestra compañía. También dio tiempo de cotillear sobre temas sindicales y especialmente políticos, teniendo en cuenta que estamos en campaña electoral de las elecciones para el Parlamento Europeo. En definitiva un rato animado y agradable rodeado de excelentes amigos y amigas.


Después por la noche, la cena que anualmente realizamos, desde que murió una compañera, hace ya siete años, una serie de amigos y amigas, unidos por un tema en común: ser amigo de Pilar Blanco. Como todos los años fue agradable y encantadora y a pesar de estar juntos algo más de tres horas nos resulto corta. Una vez mas nos falto tiempo para contarnos cosas y evocar a Pilar recordándonos anécdotas vividas con ella.

Para culminar la perfecta velada, uno de los amigos más especiales, Cecilio, obsequio con una flor, concretamente una rosa a las mujeres del grupo. Un lindo detalle que dio un toque de color a la ya de por si agradable cena. Nos despedimos, con algunos hasta el año que viene, deseándonos toda clase de parabienes.


Ya solo con mi pareja de vuelta a casa, aun tendría mas cosas para recordar en este interesante día. Serian cerca de la una de la madrugada, en los pasillos del Metro, nos encontramos con otra agradable y para mi cariñosa sorpresa. Una joven de no más de 25 años, -que por cierto anteriormente en el vagón de Metro nos había cedido su asiento-, nos regalo un precioso detalle, una pequeña postal con la inscripción “Good Luck.”.

Preguntada del porque del detalle, la adolescente nos contesto: “Como supongo sabéis Good Luck significa buena suerte y como os he visto  tan monos, he querido regalaros este pequeño obsequio,  desearos  buenas noches y sobre todo que tengáis buena suerte en vuestra vida…”

Después de darle las gracias llegamos a casa  reflexionando sobre el día, la tarde y la noche y de forma especial por este último detalle de una joven también muy  especial, que nos emociono un poco, pues en hoy en día no se ven tantos jóvenes con esa sensibilidad.

Posteriormente continuamos  la noche con otros menesteres más íntimos pero eso es otra historia…que por cierto también salio perfecta.


RONTEKY

PILAR BLANCO: METALÚRGICA, SINDICALISTA Y PERIODISTA.

Con motivo del acto de entrega de premios “Pilar Blanco” a la Comunicación Sociolaboral, el próximo 28 de abril, que este año cumple su séptima edición, me han preguntado que quien es Pilar Blanco. Son muchas personas las que la conocían, pero no esta demás recordarlo. Esta entrada intenta situar a los lectores de este blog en el conocimiento de Pilar. Espero haberlo conseguido.

En los años sesenta llegaban muchos emigrantes de provincias para trabajar en Madrid y si fuera posible triunfar en la capital. Pilar Blanco Villarroel era una de esas personas. Su intención sólo era trabajar pero con el tiempo triunfó. Los que hemos estado muchos años a su lado estamos seguros de ello.

Llegó sin hacer ruido, despacito, sin prisas, sin alterarse y se encontró en un momento dado dentro de un polvorín político y sindical como fueron los años de la transición de la dictadura a la democracia en España.

Trabajó de metalúrgica en la que siempre fue su empresa, aunque ya no existe: ISODEL, una empresa del metal situada en Méndez Álvaro y que vivió muchas movilizaciones y una autentica crisis en los años 1975/1980 que finalizó con el cierre total.. Allí estaba ella de enlace sindical, sin alterarse, sin ruido, sin prisas, al lado de dirigentes sindicales que les llevaban años de experiencia sindical, luchando por sus compañeros de Isodel y del metal para conseguir las mejores reivindicaciones para la clase trabajadora.

No hay que olvidar que en aquella época se podían contar con los dedos de la mano las mujeres que se dedicaban a representar sindicalmente a los trabajadores. Pilar es una de ellas.

Pero a Pilar le gustaban las palabras, así que cuando definitivamente cerraron la empresa, en la década de los  80, terminó periodismo y fue una periodista de raza. Cuando comenzó a colaborar en CCOO de Madrid al comienzo de los 90, apenas existía el gabinete de comunicación como tal y fue ella, sin ruido, sin prisas, sin alterarse, conjuntamente con Paco Naranjo, quien más contribuyo  a que nuestro sindicato, CCOO, con mayúsculas, se diera a conocer entre los medios de comunicación de nuestra Comunidad Autónoma, además de colaborar con Unidad Obrera y posteriormente con Madrid Sindical.

  Con sus compañeros del gabinete de comunicación

Cuando en el año 2000, por motivos de procesos congresuales en el sindicato, se hizo cargo de la dirección de Madrid Sindical -periódico de CCOO de Madrid- acababa de volver de una larga baja laboral por una grave operación, de la cual en su recuperación tuvo incluso que aprender a  hablar, andar y leer correctamente.

Le dio algo de miedo no responder al reto de mantener el prestigio que había adquirido Madrid Sindical, pero supo sobreponerse a sus dudas y superó ese reto con sobresaliente. Todos los que trabajábamos con Pilar lo sabemos muy bien y los lectores del periódico también. Ahí están los cerca de 7 años y más de 70 números editados bajo su dirección para demostrarlo. En esto también  triunfo plenamente.

Pero donde sin duda, donde más triunfo, fue en los valores de la vida: sin prisas, sin ruidos, sin alterarse, despacito, iba desgranando su filosofía social y política; la justicia, la libertad, el ecologismo, el apoyo a los más débiles, sus lecturas, sus libros. No hacía una sola crítica de un libro, para su querida página de Madrid Sindical, "Agenda", hasta que lo tenía leído y releído por completo.

Sus más de cien columnas de la última página del Madrid Sindical, primero firmando como Pilar Blanco y después -desde que asumió la dirección del periódico- con el seudónimo de Clara Pérez, o Feli Gutiérrez, como homenaje a sus abuelas, dan muestra de su pensamiento sindical, social y político sobre los temas y las personas. Todas estas columnas están recogidas en el libro “Que florezcan cien rosas”, editado por CCOO de Madrid en abril de 2007.


Cuando llegaba el 23 de abril -día mundial del libro- siempre regalaba varios libros para algunos amigos, sobre todo para recordarnos que teníamos que ver menos la TV y leer más libros. Tenía también razón en esa aseveración.

Pilar, metalúrgica, sindicalista y periodista, triunfo, en todo lo que se propuesto, excepto en una cosa: la lucha contra el cáncer, la cruel enfermedad que se la  llevo por delante.

Pero incluso en este doloroso trance, ella, Pilar, con la seriedad y dignidad que le ha caracterizado toda su vida, pidió a su familia y amigos poder ir a descansar para siempre  en el patio de la casa de su pueblo, al lado del olivo, rodeada de peonías y azucenas y cerca del lilo centenario.
    Pequeño homenaje en vídeo a Pilar Blanco

Pilar Blanco Villarroel, nació en Villalcón (Palencia) el 15 de julio de 1946 y murió en Madrid el 29 de enero de 2007.



RONTEKY

TODOS LOS DÍAS SON 11 DE MARZO (*)




Una de las frases más repetidas por parte de los familiares de las victimas, en estos días que se han cumplido los 10 años de aquel nefasto 11 de marzo de 2004,  ha sido "para nosotros todos los días son 11M".


Desde CCOO, desde la Fundación Abogados de Atocha, siempre lo hemos entendido así y un claro ejemplo de ello es el video que acabamos de ver. En él se refleja lo que pensamos en esta casa que es la vuestra. Como habéis podido observar esta montado con las imágenes del 8º congreso regional de las comisiones obreras madrileñas. 


Son imágenes de hace diez años. En concreto de la mañana del 19 de mayo de 2004, día que dio comienzo ese congreso y ese fue el homenaje que en vivo y en directo, las CCOO de Madrid, le hicimos a las victimas y a sus familiares y amigos. Seguro que muchos de vosotros lo recordareis.



Aquello que pensamos e hicimos entonces, 10 años después, lo seguimos pensando y haciendo hoy. De ahí la decisión del patronato de nuestra Fundación  de concederos este merecido reconocimiento.


Yo por mi parte y antes  que José Luis y Jaime digan lo que consideren y procedan a entregaros el premio de la Fundación, me gustaría contaros algunas cosas de mis recuerdos  personales en  aquellas fechas.


Aquel 11 de Marzo de 2004, a primera hora de la mañana iba en el coche escuchando la SER, camino de Alcalá, a un congreso sindical de CCOO en  la comarca del Henares.


Eran poco más de las ocho de la mañana cuando Iñaki Gabilondo, anunciaba que: “hace unos momentos se ha registrado dos explosiones consecutivas en la madrileña estación de Atocha y muy cerca de ella,…por el momento las noticias son confusas”


A partir de ahí todo se precipita, llego tarde a Alcalá por los atascos y controles que había en varios puntos de la carretera. No se celebra el acto previsto, pero sí una manifestación a las doce de la mañana para condenar el atentado, desde la sede de CCOO hasta el Ayuntamiento de Alcalá.


 A media tarde de vuelta a Madrid comenzamos los preparativos de la gran manifestación unitaria del día siguiente. También se empiezan a difundir los comunicados conjuntos condenando los atentados, así como los de la convocatoria de la manifestación del 12.M.


Fatigado del todo el día, sobre las ocho de la tarde, lo primero que pienso es irme a casa. Un compañero dice de ir al IFEMA, lugar donde al parecer llevan los cuerpos sin vida de los asesinados en los atentados.


Aunque insisto en no querer ir al IFEMA, mi compañero me convence y al final voy pero con la idea de estar solo un ratito. El panorama que nos encontramos allí es muy difícil de describir. Hay que vivirlo.


Después de ver muchas escenas de dolor y dar muchas vueltas por el edificio, encontramos y tratamos de animar a la familia Benito Samaniego, con un hijo desaparecido, de 27 años, Rodolfo, -sobrino de Rodolfo Benito-, , que con gran  dolor de su familia apareció esa misma noche.


Por cierto, que con su nombre, Rodolfo Benito Samaniego, familiares y amigos crearon una Fundación, con sede en Alcalá de Henares, con el fin de mantener vivo su recuerdo y el de las personas que sufrieron el brutal atentado en las estaciones de RENFE. Además de otras actividades, todos los años, en estas fechas, se realiza un acto en recuerdo y homenaje de las victimas en donde se entregan los premios a la Innovación Tecnológica.


Vuelvo de nuevo a la noche de aquel día. Serian ya más de las doce de la noche. Recuerdo que en otro lugar del edificio del IFEMA alguien nos comento que se encontraba nuestra compañera Pilar Manjón, a la que fuimos a ver y que también estaba a la espera de saber algo de su hijo Daniel. Pilar, sindicalista, miembro de la Ejecutiva de CCOO de Madrid en aquellas fechas, estaba destrozada ya en esos momentos.


Nuestros abrazos y palabras de ánimo no le servían de nada. Su hijo estaba desaparecido y se temía lo peor. Y lo peor llego cuando su hijo de 20 años,  Daniel Paz Manjón, fue identificado  días después.


El dolor que vi en la cara de esa madre, además de ser compañera y amiga, ha sido desde entonces algo que no he podido olvidar…ni creo que nunca en mi vida olvidare.


Recuerdo que me fui a casa más allá de las dos de la madrugada, del ya 12 de Marzo, y aunque pude hacer poco, me siento orgulloso de haber ido  y  haber estado en el IFEMA aquella tarde  y parte de la noche,  abrazando, apoyando  y compartiendo el dolor con algunos amigos y amigas.


Nueve meses después, en diciembre de 2004, Pilar Manjón, nos dio muestras a todos de su entereza y valentía. Ahora ya lo sabe la sociedad española y creo que todo el mundo. Entonces solo lo sabíamos algunos de nosotros. 


Brevemente comentaros las sensaciones que me dejo su comparecencia  en la Comisión de Investigación del Congreso de los Diputados…


Por un lado, la agradable sensación de aquella gran intervención de Pilar, calificada por muchos como un “aldabonazo a las conciencias”, que a mí entender  fue también una lección de valentía y coraje de una madre que ha perdido un hijo, así como de una representante responsable de un amplio colectivo cruelmente golpeado.


Por otro lado, la desagradable y yo diría repugnante imagen de los representantes del Partido Popular: Eduardo Zaplana y Martínez Pujalte, pasando olímpicamente de la intervención de Pilar, mientras leían distraída y al parecer divertidamente un periódico, mostrando su desprecio con su aptitud y sus risas hacia las víctimas del 11 M,  mientras Pilar hablaba y lloraba en nombre de ellas. 


Desde que ocurrió aquel criminal atentado islamista, hasta la fecha, han pasado diez años y cada año los sindicatos de clase, CCOO y UGT, conjuntamente con la Unión de Actores, recuerdan ese día con una cita en la estación de Atocha,  rindiendo a las victimas y a sus familiares su mas sentido homenaje. 


También la Fundación Abogados de Atocha, coincidiendo con este 10º aniversario, se ha sumado a estos homenajes,  ya que como decía antes,  su Patronato ha decidido este año -10ª edición de los premios Abogados de Atocha-  premiar y reconocer   a las victimas del 11.M  y en especial la labor de memoria, solidaridad, justicia y apoyo a las victimas, que tan dignamente ha desempeñado durante estos 10 años la “Asociación 11.M, afectados del terrorismo”.



Sirva este reconocimiento como homenaje de nuestra Fundación a las 192 personas asesinadas y a los más de 2000 heridos en el brutal atentado de aquel nefasto 11-M y que tanto dolor, rabia e indignación, causo a todos, especialmente a todos vosotros, sus familiares y amigos.


Y a los miembros de La asociación 11.M, afectados del terrorismo, gracias por vuestra valentía, dignidad y fortaleza y a ti Pilar…Gracias por estar ahí y por ser como eres, compañera… y además amiga...



( *) Intervención de Francisco Naranjo Llanos, director de la Fundación Abogados de Atocha en el acto de reconocimiento de la Fundación a la Asociación 11.M, afectados del terrorismo, celebrado en Centro Abogados de Atocha de CCOO, el 18 de Marzo de 2014.


RONTEKY

TOLEDO: MANUELA CARMENA PREMIO ABOGADOS DE ATOCHA 2014

Un día que amaneció gris pero finalizo luminoso

Francisco Naranjo con Manuela Carmena

El día había amanecido gris, pero no importaba, tenia esperanza que esa circunstancia  no influyera en el devenir de la jornada.

Me levante temprano para dar los últimos toques a la intervención que tenia que hacer en Toledo, con motivo del Premio “Abogados de Atocha” de Castilla la Mancha, premio que CCOO CLM concedía este año 2014 a la jurista Manuela Carmena.

Desayunamos tranquilamente, sin agobios ni prisas por tener que ir a trabajar. Un buen café, con frutas y tostada, mas un buen zumo de naranja, puede con la mañana por muy gris que salga el día. Si a ese desayuno se le suma un beso en los labios y un abrazo a la persona con la que convives, miel sobre hojuelas.

A media mañana, sin prisas, con la tranquilidad de tener todo el tiempo del mundo, nos encaminamos hacia  Toledo, preciosa ciudad donde llegamos a medio día. Dejamos el coche en el parking del Palacio de Congresos y Exposiciones, lugar donde se tenia previsto celebrar el acto de entrega de premios y dimos una vuelta por la Catedral de Toledo y alrededores.

Un buen vino, con su correspondiente tapa, una hora antes de la comida de mediodía, da una marcha que para si la quisieran los corredores de maratón. Así, que después del vino y unas fotos turísticas, nos encaminamos al lugar de la comida, recomendado por un compañero de las comisiones obreras de la región toledana. Gracias Cesar.

Después de saciar el apetito dimos otra vuelta por la ciudad  de las Tres Culturas, con la convivencia de judíos, musulmanes y cristianos. Esta es una breve sinopsis de esa preciosa ciudad: 

Toledo cristiano

Toledo fue cristiana desde el siglo IV, siendo parte del imperio de Roma, lo fue durante el reino visigodo  y pasó los siglos de convivencia entre las tres religiones, la musulmana, la judía y la católica, hasta la llegada de la Reconquista.
En el siglo XVII la entonces "ciudad convento" contaba con casi setenta edificios de usos eclesiásticos o afines.

Toledo árabe

La estructura urbana de Toledo es árabe, con sus calles estrechas y sinuosas, sus casas cuyos tejados casi se tocan, pero las ventanas nunca se miran de frente. Edificios que encierran a la vista pública sus joyas más preciadas, los patios llenos de verdor, azulejos y fuentes de agua. De la docena de mezquitas que existieron quedan dos, la del Cristo de la Luz, del año 999 y la de Tornerías, algo posterior.

Toledo judío

Las dos únicas sinagogas que permanecen en pie actualmente inducen a llamar el barrio donde se encuentran, la Judería, donde se supone hubo mayor concentración de la población hebrea, aunque en realidad en la ciudad llegó a haber un total de diez sinagogas repartidas por todo su emplazamiento.

"luchar por la disminución de las injusticias"

A las seis de la tarde volvimos al Palacio de Congresos y después de charlas con unos y otras dio comienzo el acto de recuerdo y homenaje a los Abogados de Atocha y a la entrega del premio a Manola Carmena, que como dije en mi intervención "una gran mujer y mejor persona". (Ver intervención completa), en 2011 ya reconocida por la Fundación Abogados de Atocha, conjuntamente con otras dos mujeres luchadoras: Pilar Bardem y Begoña San José.
                

Sentadas: Begoña San Jose, Pilar Bardem y Manuela Carmena.
Manuela Carmena, una persona todo sensibilidad y  con gran sentido de la justicia. En su intervención en el acto, la mejor de las que se pronunciaron allí, me quede con una frase: Lo mas bonito que se puede hacer en la vida es luchar por la disminución de las injusticias, que aunque parezca poco, es lo mas sencillo y claro, que he podido escuchar en muchos años. Esa satisfacción de contribuir a hacer un mundo mejor, aunque sea un poquito, es algo que con sinceridad no esta al alcance de cualquiera.


Vídeo de la intervención de Manuela Carmena  en Toledo.

Terminado el acto y después de volver a charlar con unas y otros y tomarnos unas cervezas, nos volvimos a Madrid, con la satisfacción y la certeza de haber pasado un buen día y con personas con gran sentido de la democracia, la libertad y la justicia.

Después de cenar e irnos a la cama y acariciarnos, además de dormir de un tirón, hoy me hace tener la sensación y asegurar que a pesar de haber amanecido ayer gris el día, la tarde fue radiante y la noche termino luminosa. Gracias mi amor por estar ahí.


RONTEKY

ADIOS A MI PERRA LOLA

Era nuestro perro y era la ternura, 
esa que perdemos cada día mas 
y era una metáfora de la aventura 
que en el diccionario no se puede hallar . 

("Callejero" de Alberto Cortez)


En la tarde de hoy,  7 de enero de 2014, le hemos dicho adiós a Lola.  Despues de mas de 15 años de convivencia con ella ha llegado la hora del adiós. En los últimos tiempos se iba apagando poco a poco hasta que su corazón no ha podido más y ha dejado de latir.

Era una perra mestiza con rasgos de Pastor Alemán . Tenia un par de años cuando la adoptamos. Procedia de una fabrica de yesos y cementos, cuyo encargado, viendola preñada, un buen dia decidio que había que avisar a “La perrera” .

Un familiar nos aviso de lo que le podía ocurrir  y desde entonces,  la hemos tenido en casa. Este tipo de perros solo les falta hablar. Son cariñosos, fieles, listos y sobre todo agradecidos.

Con los niños. En este caso con mis nietos,  era todo atención, cuando  casi la maltrataban, ella les respondía lamiendoles la mano. Era todo ternura.

La teníamos para guardarnos la casa, pero menos mal que nadie vino a robar, pues en lugar de ladrarle y ponerles mala cara,  a todas las personas que pasaban por la casa les hacia carantoñas y los saludaba como si los conociera de toda la vida.

Cuando hoy decimos  adiós a Lola, todos lloramos con mucha tristeza y pienso que tal vez haya personas que no entiendan que se llore por un perro,  pero cuando este  ha compartido quince años de vida con tus familiares y amigos  es un miembro más y la despedida resulta muy triste.

Lola se ha  dormido hoy  para siempre,  pero todos  los que la conocimos seguiremos  recordándola con mucho cariño.

Cuando vengan  los niños les puede resultar muy difícil entender que su perra Lola ya no está y que no va despertar mas de su sueño pero habrá que  ayudarles a superar la pérdida animándoles a hablar de los momentos que compartieron  con ella.

En fin en estas lineas del adiós a Lola, solo decir que estoy convencido que ha sido feliz y como anciana que era y como tal  ley de vida,  se ha ido y decirle adiós no es sinónimo de olvido,  pues  siempre nos quedara su  entrañable recuerdo.

He tenido mas perros y a todos he sentido su adiós con tristeza,  pero Lola era especial, así que la foto que acompaña a esta entrada  quedara siempre aquí en su recuerdo.





                         "Callejero" de Alberto Cortez

RONTEKYa