LEMA DE ESTE BLOG

Lema de este Blog:

...Vivir consiste en construir futuros recuerdos.(Ernesto Sábato)

LOS REYES MAGOS DE LOS AÑOS 50


Con mi hermano y mis primos
en los años 50 en Merida (Badajoz)
 
Por el cinco de enero,
cada enero ponía
mi calzado cabrero
a la ventana fría.


Y encontraba los días
que derriban las puertas,
mis abarcas vacías,
mis abarcas desiertas.

“Las desiertas abarcas” de Miguel Hernández.

A mí, la verdad, siempre me han gustado los Reyes Magos más que Papa Noel, pues los veía más auténticos, mas nuestros. Eso del hombre gordo vestido de rojo lo veía muy lejano. Tan lejano que cuando yo era niño, que es cuando más te gustan los reyes, no recuerdo ni siquiera que existíera Papa Noel.

Bueno, teniendo en cuenta que yo procedo de un pequeño pueblo de Extremadura y en aquella época no existía TV ni redes sociales, era lógico que no lo conociera. Lo máximo una radio, radio que no recuerdo que hablara de Papa Noel, si de lo Reyes Magos y  si de lo bien que vivíamos en España, mas menos igual que ahora, sobre todo por los muchos pantanos que teníamos.

Y nos gobernaba un gallego, un fascista llamado Franco, mas menos igual que ahora… que también nos gobierna un tal Rajoy, menos fascista pero muy de derechas y también gallego. Cada siglo uno. Estamos aviados con algunos gallegos, con perdón de los habitantes de Galicia.

Volviendo a lo de los Reyes Magos, había cogido la pluma  -es un decir- pues uno ya escribe directamente en el ordenador, entre otras cosas porque tiene menos falta de ortografía que la pluma y además tiene sinónimos, cuestión que no tiene tampoco la pluma,   digo que había cogido la pluma para contar los reyes que a mí me traían, un año sí y otro también, al menos hasta donde me alcanza la memoria.


El regalo que más recuerdo en aquellos años de los cincuenta era una caja de lápices de colores, marca Alpino, eso sí de docena, pero cortos, que para mi eran largos, lo de cortos me entere muchos años después, lapiceros que aunque parezca mentira me duraban hasta el año siguiente. Y eso que a veces venían acompañados con un pequeño afilalápices, cuestión que era interesante pero perjudicial, pues de tanto afilarlos se acaban antes. Y eso era todo por ese año.

Otros años recuerdo que además de los consabidos lápices me dejaban una pequeña cajita de mazapán redonda y dentro había un dulce en forma de culebra, que en principio daba un poco de miedo pero luego con lo rica que estaba perdía uno  cualquier precaución. Jo, los años que los reyes me dejaban dos cosas era el niño más feliz del mundo.Y el año que los reyes nos traian un estuche de madera, -plumier, le deciamos-, era la ostia...


Y no me digáis que era poco y que lastima de niños, que en ese sentido mucho peor era lo que paso y me contaba mi suegra, que en sus tiempos de niña, los reyes le traían todos los años  “un duro de plata”, una moneda de cinco pesetas grande, con la que  mi suegra -niña- disfrutaba jugando el día de reyes todo el día. Pero el problema era que al día siguiente ya no tenía el duro de plata, pues los reyes habían vuelto y  se habían llevado el duro hasta el año siguiente. O sea le habían dejado un regalo temporal, como algunos contratos de trabajo.

Ahh, y estos regalos me los traían después de pasarte todo el día anterior preparando el agua para los reyes, el heno para los camellos, le dejaba incluso la chimenea encendida por si venían frios, etc., etc.

En fin, que queréis que os diga: En aquellos años 50 sí que eran importantes y esperados los Reyes Magos y no ahora, que yo creo que se han vuelto incluso clasistas, pues para algunos niños le traen un montón de juguetes y a otros no les traen nada, incluso ni carbon, ...bueno tengo que reconocer que al igual que entonces para que vamos a discutir...

Verdad,  verdadera, es lo que hay. Vale ¡!.



“Las desiertas abarcas” de Miguel Hernández.  

RONTEKY

6 comentarios:

  1. Vivencias compartidas y reconozco que con añoranza, supongo que no por los regalos o la situación en si, sino por la edad y las personas ausentes.

    ResponderEliminar
  2. ....demasiado bien estamos (gallego presente incluido) para lo que "pasemos" y donde "habemos" llegao... (El descubrir, al final de ésa década, que había un Cartero Real en la puerta de Galerías Preciados...que te hablaba mientras te hacían una foto... Foto que aún conservo)

    ResponderEliminar
  3. el texto muy bonito pero la foto es genial, un beso.

    ResponderEliminar
  4. Y ya si los Reyes te echaban un plumíer
    era la ostia.

    ResponderEliminar
  5. Qué recuerdos!!! Yo no olvidaré jamás mi triciclo de madera.....

    ResponderEliminar
  6. Rosa Maria Blanco7 de enero de 2016, 20:44

    Yo recuerdo un muñeco de SEPU y cuando salí a jugar toda la corrala tenia el mismo muñeco

    ResponderEliminar