LEMA DE ESTE BLOG

Lema de este Blog:

...Vivir consiste en construir futuros recuerdos.(Ernesto Sábato)

A LONDRES, IDA Y VUELTA, PACK COMPLETO : 40.000 PESETAS

Yo acudí a Londres para abortar hace 34 años y no fue fácil y que conste que fui de las afortunadas. Es el camino que dentro de poco tendrán que recorrer las jóvenes que deseen interrumpir su embarazo si la Ley Gallardón se aprueba.

En aquel vuelo  íbamos  muchas,  casi todas  a lo mismo. Algunas charlábamos  para quitarnos los nervios y el miedo.  Otras se acurrucaban  en sus asientos.  Era la primera vez que salíamos  de España.  Y en esa ocasión, además, lo hacíamos  en avión, transporte que al menos yo lo utilizaba también por primera vez.  El viaje “turístico” que ninguna de nosotras  deseaba hacer. Era 1979 y aquel avión nos  llevaba a Londres.  A abortar. En nuestro país, el aborto era un delito penado con seis años de cárcel.
En España, hasta 1985, aquellas que necesitábamos  interrumpir el embarazo,  solo teníamos dos opciones: arriesgarnos a un aborto clandestino  o, si podíamos permitírnoslos económicamente, salir a clínicas de otros países, especialmente  a  Ámsterdam  o Londres.

Yo venía de un pueblo del  sur de España.  Tenía 25 años y  dos hijos y no estaba dispuesta a tener más y para más inri el embarazo había sido a consecuencia de fallarme el DIU, (un pequeño dispositivo  que se colocaba  dentro del útero para prevenir el embarazo), traído por cierto, clandestinamente de Londres, por una amiga.
Había dejado a mis dos hijos con la abuela, pues mi marido no podía atenderlos pues era el único de la familia que trabajaba. Su sueldo no era muy allá de 15.000 pesetas mensuales y el viaje, la estancia y la operación, nos iba a costar 40.000. Casi el sueldo de tres meses.

 Bueno continúo. Cuando el avión llego al aeropuerto de Londres  la persona que nos esperaba nos agrupo de tres en tres. Nos montaron en un autobús y nos llevaron a un pueblo de las afueras, al menos 20 kilómetros de Londres, en el que hicimos noche ya las tres  juntas hasta que volvimos a coger el avión. Aunque no nos conocíamos hasta entonces las circunstancias hizo que nos hiciéramos amigas en horas. Nos dimos los teléfonos de los familiares por si nos pasaba algo a alguna de las tres, e hicimos unas horas  turismo por las calles de Londres. Hasta algún souvenirs compre para los niños.
La mañana siguiente a nuestra llegada nos fuimos a la consulta médica en un Taxi, autentico ingles, negro y grande, nos montamos las tres y aparte de costarnos “un dineral”, una de nosotras vomito en los asientos con el consiguiente disgusto del taxista. Una vez que pasamos una consulta médica rutinaria nos dieron la mañana libre y fue cuando aprovechamos para hacer un poquito de turismo. Por la tarde pasamos a que nos hicieran la operación,  muertas de miedo, pero  al estar acompañadas  por otras muchas chicas de mi edad,  que pasaban por  similares  circunstancias,  me animaba.

Recordaba momentos antes de la operación  que estaba allí, por consejo de un centro de planificación familiar, semiclandestino,  pero con grandes profesionales y ellos fueron también los que me indicaron la agencia de viajes  y conque empleado hablar para preparar el viaje y todo los demás, eso sí,  a  40.000 pesetas  el paquete completo.
Una vez finalizaba la operación, solo recuerdo que me llevaron en una camilla y cuando desperté,  varias horas después,  estaba ya en una habitación, en una  cama acompañada a mi alrededor de por lo menos una docena de camas igual que la mía. Más parecía un salón comunal que una habitación. Y allí pase la noche.

 Al día siguiente después de hacernos la visita médica,  -nunca mejor dicho-,  nos dieron una pastilla de antibiótico y ala para el aeropuerto. Llegamos de nuevo al aeropuerto  Madrid Barajas y allí me despedí de mis amigas, amigas por tres días, deseándoles lo mejor. Hoy 34 años después recuerdo este viaje como un mal sueño, como una pesadilla y sobre todo por el miedo que pase.  A lo largo del tiempo no he tenido ningún tipo de remordimiento, solo rabia, rabia por parecerme  mentira que en España no pudiera  hacerme lo que era normal en esos países de nuestro entorno. Yo fui de las afortunadas, pensaba en las que no podían ir y se ponían en manos de las aborteras con el consiguiente peligro que eso entrañaba.  Lo decía entonces y más fuerte lo digo ahora: temo el futuro que les espera a las mujeres que les toque la Ley de Rouco Varela-Gallardón.

 
Como me lo han contado os lo cuento. Esperemos que entre todos y todas podamos echar abajo la nefasta  Ley que nos quiere retrotraer a los años del posfranquismo. Este relato da buena cuenta de lo tendrán que volver hacer nuestras hijas y nietas si no  paramos esta nefasta Ley y apoyamos los derechos de la mujer entre todos y todas.

RONTEKY
DATOS DE ESOS AÑOS…
Como esas personas  que he comentado, hasta que en 1985 se despenalizó en España ciertos supuestos, unas 30.000 españolas viajaban al extranjero cada año para interrumpir su embarazo. Más de 20.000 de ellas a clínicas londinenses, según datos del Gobierno británico.

Ese circuito, que en primera persona he contado,  se fue profesionalizando con la apertura de los primeros centros de planificación familiar donde, de tapadillo y con altísimo riesgo, se empezaron a organizar los viajes. Solían durar cuatro días, de jueves a domingo. E iban tantas españolas que las clínicas receptoras terminaron por contratar a personal que hablaban su idioma. La red funcionaba como un reloj: las mujeres acudían al centro, les informaban y las enviaban a la agencia de viajes cómplice. Allí daban un nombre en clave, una contraseña, para obtener los billetes. Después, reunión con las que viajarían, y a Londres...
Pero hasta ese colchón de apoyo no llegaban todas las mujeres. Ni mucho menos. En aquel entonces se practicaban en España alrededor de 300.000 abortos al año, según estimaciones de la Fiscalía del Tribunal Supremo (cálculo de su memoria de 1974). Cifra que los sectores más conservadores siempre consideraron desorbitada. Pero ni los preservativos ni la píldora (y menos cuando estaban prohibidos) eran algo corriente.
En aquellos tiempos, aun mayor problema  tenían  las mujeres de los pueblos y las más humildes, que se veían obligadas a recurrir a abortos inseguros, carniceros. La mayoría a manos de aborteras que empleaban desde hierbas tradicionales como hinojo o perejil hasta procedimientos más agresivos. Y peligrosos.
(Estos  datos están sacados de un informe elaborado por el periódico El País)
 
Video dedicado Rouco Varela, de Luis Ramiro.

SINTEL, 13 AÑOS DE LUCHA POR LA DIGNIDAD

(Los mil ochocientos empleados de Sintel, con gran afiliación sindical, estaban acostumbrados a la negociación y a la movilización para establecer sus convenios. Pero de repente se encontraron en la calle. La venta fraudulenta de la empresa, la falta de interlocutores y la nula respuesta del gobierno les lanzaron a una acción sin precedentes en el madrileño Paseo de la Castellana. De la noche a la mañana, cambiaron la vida en su casa, con sus familias y sus hijos, por la tienda de campaña y chabolas que se construyeron en el centro financiero de la capital. Allí estuvieron más de seis meses, desde el 29 enero al 3 de agosto de 2001.
Breve sinopsis del documental “El efecto Iguazú” de Pere Joan Ventura).

El mes de junio de 2013 el caso Sintel llego a su fin, después de cerca de 13 años de lucha. De esas primeras fechas, en especial del 2000/2001, me vienen a la memoria mil y un recuerdos y anécdotas de las movilizaciones de estos 1800 trabajadores y sus familias, sobre todo de las ocurridas en sus seis meses de acampada en la Castellana madrileña, de lo que se llamo “El Campamento de la Esperanza”.

Antes de contar como vivi y vi  yo el conflicto, comentar un par de cosas: En noviembre del año 2000 los trabajadores de Sintel interpusieron la primera demanda jurídica, denuncia que después de cerca de 13 años, ha dado lugar a que en la Audiencia Nacional se llegara a este final del 14 de junio de 2013: “la actual propietaria de Sintel, la empresa Mas Tec, accedio voluntariamente a pagar un total de 35 millones de euros que serán repartidos entre los  extrabajadores y proveedores de la antigua filial de telefónica”, cuestión que me confirmo personalmente Adolfo Jiménez, compañero y amigo, y uno de los máximos  protagonistas de aquella lucha histórica.

En concreto este acuerdo significa que la mayoría de los trabajadores de Sintel tendrán una pensión digna y otros una indemnización importante. En aquellas fechas de los 2000, Adolfo, era el Presidente del Comité de Empresa de Sintel.



Ya ha llovido desde entonces, tanto, que incluso dio tiempo a que se produjese el documental El efecto Iguazu, que lo podéis ver en el video adjunto y que fue premiado con un Goya por la Academia de Cine en 2003. Por cierto este documental debe su nombre a que algunos de los trabajadores de Sintel habían estado realizando trabajos en Argentina y visitaron las cataratas de Iguazu, situadas en la frontera con Brasil y pudieron comprobar que el río va tranquilo hasta que de golpe se acelera de tal forma que cualquier barca un poco despistada puede ser arrastrada al despeñadero sin salvación:
Al igual que el capitalismo inmerso en la globalización puede arrojar a empresas y trabajadores al vacío de forma brusca sin que nadie pueda sentirse a salvo.



Pero ellos, los trabajadores y sus familiares y de forma especial sus mujeres, lucharon con todas sus fuerzas para no caer por esa catarata capitalista y aunque tarde, unas veces muy acompañados por todos y otras más solos, han conseguido que al menos parte de lo que reivindicaban lo han dado. La mayoría de ellos tendrán una pensión digna y otros una indemnización importante. Su lucha no ha sido baldía, fue y será un ejemplo claro que los que pelean consiguen cosas, los que no lo hacen, se conforman con  las migajas sobrantes de los poderosos.

La gran movilización comenzó en  diciembre del 2000, después de varios meses de no pagarles la nomina, la empresa les comunica un ERE  de 1200 bajas, de los 1800 trabajadores de la plantilla, ERE que fue contestado con una huelga, que da comienzo el 22 de enero de 2001 y una semana después se decide la acampada en pleno centro de Madrid, el paseo de la Castellana, frente al estadio del Real Madrid, el Santiago Bernabéu. Acampada bautizada como el Campamento de la Esperanza.

Para conocer con detalle lo que paso en esta lucha se necesitarían varios libros y más de un documental. Los primeros meses de movilizaciones convocadas por el Comité de Empresa y apoyada por todos los sindicatos, fueron seguidas masivamente por la plantilla y genero unas grandes muestras de solidaridad por la ciudadanía. Manifestaciones, encierro de mujeres en la Catedral de la Almudena, la organización modélica del campamento, etc. Las visitas del mundo de la cultura con personas como José Saramago y José Luis Sampedro, cantantes como Miguel Ríos, Luis Pastor e Ismael Serrano, líderes vecinales, políticos, sindicalistas...y por supuesto cientos de trabajadores y trabajadoras

El Campamento de la Esperanza se convirtió en foro abierto a todos: Conciertos, actos públicos, manifestaciones, todo era poco para trasladar la solidaridad con los trabajadores de SINTEL en aquellos meses. El apoyo es generalizado y como  le gusta decir a Javier López, que era secretario general de CCOO de Madrid por aquel entonces, Madrid se convertía una vez más “en el rompeolas de todas las Españas” y como ejemplo de lucha de la clase trabajadora.

En la foto  Francisco Naranjo con José Luis Sampedro y Javier López 

en la Castellana, el Campamento de la Esperanza.


Vienen de todo el país, pero especialmente de Madrid. Desde los sindicatos  se dirige el proceso de movilización,  junto a los trabajadores de Sintel, cuyos líderes naturales eran Adolfo Jiménez y Valeriano Aragonés. Desde las comisiones obreras madrileñas se organizan múltiples actos de solidaridad con los acampados, buscan la intermediación del Gobierno Regional, negocian con las autoridades,  para evitar intervenciones policiales contra el campamento, que en varios momentos estuvieron a punto de producirse y moviliza al activo del sindicato en apoyo a la lucha de  Sintel.

El final de la acampada se produjo el 3 de Agosto de 2001, tras una masiva asamblea celebrada en el Salón de Actos de CCOO de Madrid, (hoy lleva el nombre de Auditorio Marcelino Camacho). La votación de la asamblea traslada una masiva confianza en el Acuerdo que los sindicatos habían alcanzado con el Gobierno Central, que incorporaba indemnizaciones, recolocaciones y el impulso a otras posibles salidas de empleo, entre otros aspectos.

Lo que parecía una satisfactoria salida al conflicto, se convirtió sin embargo en un nuevo foco de problemas. Unos meses después, una parte importante de los trabajadores de SINTEL que no renunció nunca a un nuevo proyecto colectivo empresarial, dirigido por ellos mismos, desencadena una controversia interna en CCOO y diferentes estructuras sindicales mantienen posiciones contrapuestas. Una confrontación interna que se agudiza en el marco de conflictos desencadenados en  la comisión ejecutiva confederal de las CCOO, que finaliza con ceses y dimisiones. En esa época el Secretario General del sindicato era José María Fidalgo.

A pesar de todos los problemas sindicales y jurídicos los trabajadores de Sintel no se rindieron, continuaron luchando en la calle, en los despachos y por la vía jurídica. Crearon una Empresa SINTRATEL en la que dieron empleo a cerca de 400 trabajadores. Ahora continúan con la empresa a pesar de la crisis y a pesar de la cantidad de zancadillas que le han puesto.

A finales del pasado mes de noviembre coincidí en la entrega de Premios Ciudadanos, con uno de sus líderes naturales: Valeriano Aragonés. En la recogida del premio estuvo acompañado por Olga Lucas, escritora y viuda de José Luis Sampedro. Además de saludarles y felicitarles por el premio, les grabe un video de sus intervenciones. Valeriano con  un lenguaje sencillo y educado, a pesar de lo que “ha llovido” para ellos, explico en poco más de 10 minutos la lucha de los trabajadores de Sintel, desde el año 2000 hasta el 2013.

Aqui lo cuelgo para conocimiento general.


             Valeriano Aragonés en la  entrega de los Premios Ciudadanos 2013
Desde mi punto de vista, al margen de posibles equivocaciones y errores de unos o de otros, lo que está claro es que el colectivo de los 1800 trabajadores de Sintel y sus familias han tenido un buen resultado de su larga lucha, lucha que  ha merecido la pena y han dejado muy claro que la lucha obrera sirve y como dijo Valeriano en su intervención, cuando recogio el premio Ciudadanos, valido para cualquier colectivo: "Si se lucha se puede perder" pero "si no se lucha estas perdido". 

Lo que no sirve para nada es resignarse, Gracias por vuestra lucha y un abrazo compas de Sintel, ahora Sintratel.


RONTEKY

PREMIOS PILAR BLANCO A LA COMUNICACIÓN SOCIOLABORAL

 Venia  contento en el AVE  de Barcelona a Madrid,  después de participar en un seminario de la Universidad Autónoma de Barcelona y escuchar una lección magistral de Nicolás y Jaime Sartorius, ante un centenar de jóvenes estudiantes de la Facultad de Derecho y de pasar un día relajado en una Cataluña muy de fiesta, adornada de banderas,  en víspera de San Jordi…

El sonido del móvil le despierta de sus pensamientos. Es un correo donde le mandan el cronograma de los premios Pilar Blanco a la Comunicación Sociolaboral, concedidos este año a los periodistas de El País: José Manuel Romero y de La Sexta: Fernando González, “Gonzo”. En él observa que le dicen que tiene que pronunciar unas palabras sobre los premiados y sobre Pilar después de la entrega de los premios. Raro ya que se habia quedado en que el no intervenia. Se mosquea y comienza a pensar que algo se está tramando en su entorno, puede que algo relacionado con él…
Así, que aun en el AVE,  sin más dilación comienza a elaborar unas líneas para la intervención de la tarde. Un plan A  -supuesto que intervenga según cronograma- y plan B, caso que sea algo que se esta barruntando desde hace días.

Comienza el acto de entrega de premios según el guión previsto. Todo va según cronograma, con variadas y excelentes intervenciones,  hasta el momento que le toca intervenir a él, momento que se cambia la escaleta y despues de proyectar un video, en lugar de intervenir como amigo de Pilar Blanco, lo hace como premiado por sus 25 años como responsable de comunicación de CCOO de Madrid. Cuando Francisco Naranjo toma la palabra, reconoce que bastante emocionado, dice lo siguiente:

"Me habéis cambiado el guion, así que me toca improvisar. Aunque como digo en mi libro sobre “La Comunicación Sociolaboral”, no hay mejor discurso improvisado, que el que se estudia y ensaya previamente, je, je. No contaba con esta agradable sorpresa que me habéis dado, así que reitero,  voy a intentar  improvisar algunas palabras para agradecer este precioso gesto de concederme, para mi muy querido, premio Pilar Blanco a la Comunicación Sociolaboral...

Quiero en primer lugar felicitar a los premiados, Gonzo y José Manuel Romero. Pues ellos son los verdaderos premiados con el “Goya” a la Comunicación Sociolaboral. Lo mío es más bien un “Goya de honor",  por los muchos años como responsable de la Comunicación en CCOO de Madrid.

                       Francisco Naranjo con Gonzo y Jose Manuel Romero

Por cierto que aprovecho la ocasión para resaltar de Gonzo y José Manuel un detalle que los relaciona a ambos en  el tema laboral. Recuerdo que cuando José Manuel  era el responsable de Local en el periódico El Sol, -periódico que ya hace muchos años que despareció-  y después en El País, publicaba bastantes cosas sobre la situación de la industria madrileña y Gonzo, muy recientemente realizo un reportaje para La Sexta TV sobre los trabajadores de ROCA, acampados en Alcalá de Henares , víctimas de un nefasto ERE, cuestiones muy de agradecer teniendo en cuenta los tiempos que corren por las redacciones y lo poco que VENDEN esas noticias en los medios de comunicación.

Volviendo al reconocimiento, la verdad que no habéis podido buscar mejor día para darme este bonito regalo, que hoy 23 de abril, día del libro, día de Pilar Blanco , pues yo siempre he relacionado este día con ella, pues aun recuerdo cuando entraba por la sede de CCOO de Madrid,  cargada de más de media docena de libros,  escogidos con todo cariño en las librerías de viejo de la Cuesta de Moyano, para regalar a los que ella consideraba sus mejores amigos y amigas…Cuantas anecdotas agradables tenemos de esa gran compañera todos los que convivimos con ella.

 Bueno sigo. Dicen que el éxito es colectivo y el fracaso es individual y además hay innumerables ejemplos. Yo recibo este premio como si fuera un éxito y como tal... "colectivo" y en esa línea está claro que tengo que compartirlo con los compas del  Gabinete de Comunicación de CCOO de Madrid.

 Así  que sin ninguna duda una parte importante de este premio  es de Tomas, Nuria, Alberto, Olga, Pilar, Toñi, Javi, Fran, Jaime y Alfonso y por supuesto de Mariano Crespo que también está aquí con nosotros y que junto con las personas  anteriores  han formado parte,  conjuntamente conmigo, del equipo de comunicación...

 Y por último, no quisiera finalizar mi intervención sin destacar, en este reconocimiento, de forma especial a dos personas, a dos mujeres, que me ha soportado más directamente en mis alegrías y mis tristezas, en mis euforias y en mis cabreos, a lo largo de muchos años. Una en el trabajo y otra en casa. Seguro que muchos de vosotros y vosotras lo estas adivinando, me refiero a dos orgullosas madres y ya abuelas (una muy reciente). En concreto a Isabel, mi compañera desde hace más de 40 años y a Pilar, mi secretaria desde hace más de 15 años."
                        Video que se proyecto en el acto de entrega de este premio.
Y de verdad verdadera… ya no dijo más, solo reitera las gracias por este premio, segun él merecido, pero no por ello menos agradecido.  Para ser improvisada esta intervención de Francisco Naranjo, mi otro yo , debo reconocer que no esta nada mal.  

En fin esto es lo que hay…hasta el proximo relato...
RONTEKY

HASTA SIEMPRE COMANDANTE…HUGO CHAVEZ


 
Aprendimos a quererte
Desde la histórica altura
Donde el sol de tu bravura
Le puso un cerco a la muerte../...


(Fragmento de la canción:
 Hasta siempre comandante Che Guevara)

Se ha escrito mucho sobre el reciente fallecido Presidente de Venezuela, Hugo Chávez,, así que poco se puede aportar ya a favor o en contra de él.

 A pesar de ello y con el animo de no sentar catedra, en la distancia, yo creo que ha tenido mas cosas a favor que en contra, pues con sus cosas criticables, que seguro que las tendrá, ha hecho posible que su pueblo dejara de pasar hambre y el índice de analfabetos del pueblo venezolano desde que el obtuvo  el poder, por cierto de forma democrática en varias y continuadas elecciones políticas,  se ha reducido drásticamente.

 Dos temas fundamentales para valorar la labor de un gobernante. Sin olvidar otros temas tales como un reparto más equitativo de la riqueza de Venezuela, una mejora de la sanidad, la educación, etc. Es decir mas, mucho más, que cuando dirigían el país venezolano “los demócratas” teledirigidos por Estados Unidos.

 Pero ya digo yo no quería profundizar en esos temas, pues seguro que hay, ha habido y habrá, personas que pueden hacerlo con mas conocimiento de causa. Solo quiero referirme a un viaje que hizo el Comandante Chávez a Madrid en noviembre de 2004, hace ya casi nueve años.

 Los grupos de apoyo a la revolución bolivariana querían mantener un encuentro con el Presidente venezolano. La embajada de Venezuela busca un espacio amplio y seguro donde pueda producirse este encuentro. Al final  deciden pedir a CCOO que ceda sus locales para realizar el acto previsto, cuestión que se acepta por parte de la dirección del sindicato en Madrid.

 Chávez venia a Madrid con una agenda apretadísima, y si a eso le sumamos  lo mucho que habla, se puede comprender los retrasos con los que llegaba a todos los lugares madrileños que se entrevistaba con alguien….

 A tal nivel acumulaba retrasos que el primer día de su estancia en Madrid, día que  tenia que asistir al encuentro con trabajadores y estudiantes en el salón de actos CCOO de Madrid, eran mas de las 8 de la tarde y no solo no llegaba, sino que incluso un par personas de su gobierno vinieron a Lope de Vega a disculparle y hablar en  nombre del  Gobierno chapista.

 En el salón de actos de CCOO, hoy denominado Auditorio Marcelino Camacho, asistieron más  de dos mil personas, a pesar que este local no tiene mas allá de 900 butacas de aforo. Personas que estaban allí desde las cinco de la tarde y que no solo residían en Madrid, pues recuerdo que incluso un centenar de ellas vinieron expresamente a verlo y escucharlo desde Canarias…

 Cuando se explico a un auditorio abarrotado de gentes  con unas enormes ganas de ver y escuchar a Hugo Chávez que él no venia por problemas de agenda pero que una personalidad de su confianza se iba a dirigir a ellos, la noticia cayo como un jarro de agua fría, pero por respeto se le iba a escuchar.

 Mientras tanto alguno de los representantes de los asistentes a este acto se acerco al lugar donde se encontraba Hugo Chávez reunido con un “selecto” publico, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. No si dificultades, por la guardia pretoriana que el traía mas el refuerzo de la policía española, puedo transmitirle que miles de personas estaban esperándole toda la tarde cerca de allí. Dicho y hecho, oír aquello Hugo y dejar con la palabra en la boca a su selecta concurrencia y venir raudo a Lope de Vega, calle donde esta situado el Salón de CCOO de Madrid, todo fue una.
 

 Poco más allá de las nueve de la noche, hora que ya había corrido la voz de que si vendría, para amenizar la espera un grupo musical estaba cantando en el escenario, llego Chávez y sin parar las canciones que se estaban interpretando cogió un micrófono y se sumo a ellas. Reitero cogió el micrófono, se quito la corbata y hasta más alla de un par de horas después, muy cerca de las 12 de la noche, no lo soltó.

 Primero termino de cantar las canciones que se estaban interpretando, después hablo de la constitución de las Cortes de Cádiz, contando que tuvo un pariente en aquellas Cortes, nos dio una lección sobre la historia de España y de Venezuela. Nos hablo de que al l siguiente día le iba a ofrecer la construcción de unos  barcos para Venezuela al Gobierno español, presidido por aquel entonces por Rodríguez Zapatero, de América Latina. De los pueblos sojuzgados y oprimidos. De los movimientos que se estaban produciendo en diferentes lugares del continente, que estaban recuperando el mensaje de libertad de Simón Bolívar. De como estaba Fidel Castro, relatando  una “breve” conversación de unas cuatro horas que había tenido recientemente con el, etc, etc, Todo ello con varias interrupciones de los asistentes para aplaudirle.

 Cuando termino su intervención con ese torrente y grave voz mitinera que tenia, el salón de actos de CCOO abarrotado de trabajadores y estudiantes fue un clamor. Aun de pie y aplaudiendo su intervención le susurre al oído a mi amigo Javier López, por aquel entonces Secretario General de CCOO de Madrid,: Jo Javier, si ahora Chávez dijese: “Y ahora vamos a tomar el Congreso”, el 95 por ciento de la gente lo seguiría… Y tu y yo… nos lo pensaríamos", …
 

 En fin esa fue mi experiencia personal y directa con Hugo Chávez y con toda sinceridad me causo una grata impresión. No soy Chavista ni Bolivariano pero creo que muy pocos líderes sudamericanos han tenido ese carisma y esa capacidad de trasmitir ideas progresistas a favor de la clase trabajadora que tenía el Comandante.  Así que sirvan estas breves líneas de homenaje y recuerdo a su persona. Que descanse en paz y que su pensamiento siga recorriendo toda America Latina y si es posible el mundo entero.

 Hasta siempre Comandante Hugo Chávez. ¡!
 
                                  Canción "Hasta Siempre Comandante" Buena Vista Social Club
 
RONTEKY

LOS REYES MAGOS DE LOS AÑOS 50


Con mi hermano y mis primos
en los años 50 en Merida (Badajoz)
 
Por el cinco de enero,
cada enero ponía
mi calzado cabrero
a la ventana fría.


Y encontraba los días
que derriban las puertas,
mis abarcas vacías,
mis abarcas desiertas.

“Las desiertas abarcas” de Miguel Hernández.

A mí, la verdad, siempre me han gustado los Reyes Magos más que Papa Noel, pues los veía más auténticos, mas nuestros. Eso del hombre gordo vestido de rojo lo veía muy lejano. Tan lejano que cuando yo era niño, que es cuando más te gustan los reyes, no recuerdo ni siquiera que existíera Papa Noel.

Bueno, teniendo en cuenta que yo procedo de un pequeño pueblo de Extremadura y en aquella época no existía TV ni redes sociales, era lógico que no lo conociera. Lo máximo una radio, radio que no recuerdo que hablara de Papa Noel, si de lo Reyes Magos y  si de lo bien que vivíamos en España, mas menos igual que ahora, sobre todo por los muchos pantanos que teníamos.

Y nos gobernaba un gallego, un fascista llamado Franco, mas menos igual que ahora… que también nos gobierna un tal Rajoy, menos fascista pero muy de derechas y también gallego. Cada siglo uno. Estamos aviados con algunos gallegos, con perdón de los habitantes de Galicia.

Volviendo a lo de los Reyes Magos, había cogido la pluma  -es un decir- pues uno ya escribe directamente en el ordenador, entre otras cosas porque tiene menos falta de ortografía que la pluma y además tiene sinónimos, cuestión que no tiene tampoco la pluma,   digo que había cogido la pluma para contar los reyes que a mí me traían, un año sí y otro también, al menos hasta donde me alcanza la memoria.


El regalo que más recuerdo en aquellos años de los cincuenta era una caja de lápices de colores, marca Alpino, eso sí de docena, pero cortos, que para mi eran largos, lo de cortos me entere muchos años después, lapiceros que aunque parezca mentira me duraban hasta el año siguiente. Y eso que a veces venían acompañados con un pequeño afilalápices, cuestión que era interesante pero perjudicial, pues de tanto afilarlos se acaban antes. Y eso era todo por ese año.

Otros años recuerdo que además de los consabidos lápices me dejaban una pequeña cajita de mazapán redonda y dentro había un dulce en forma de culebra, que en principio daba un poco de miedo pero luego con lo rica que estaba perdía uno  cualquier precaución. Jo, los años que los reyes me dejaban dos cosas era el niño más feliz del mundo.Y el año que los reyes nos traian un estuche de madera, -plumier, le deciamos-, era la ostia...


Y no me digáis que era poco y que lastima de niños, que en ese sentido mucho peor era lo que paso y me contaba mi suegra, que en sus tiempos de niña, los reyes le traían todos los años  “un duro de plata”, una moneda de cinco pesetas grande, con la que  mi suegra -niña- disfrutaba jugando el día de reyes todo el día. Pero el problema era que al día siguiente ya no tenía el duro de plata, pues los reyes habían vuelto y  se habían llevado el duro hasta el año siguiente. O sea le habían dejado un regalo temporal, como algunos contratos de trabajo.

Ahh, y estos regalos me los traían después de pasarte todo el día anterior preparando el agua para los reyes, el heno para los camellos, le dejaba incluso la chimenea encendida por si venían frios, etc., etc.

En fin, que queréis que os diga: En aquellos años 50 sí que eran importantes y esperados los Reyes Magos y no ahora, que yo creo que se han vuelto incluso clasistas, pues para algunos niños le traen un montón de juguetes y a otros no les traen nada, incluso ni carbon, ...bueno tengo que reconocer que al igual que entonces para que vamos a discutir...

Verdad,  verdadera, es lo que hay. Vale ¡!.



“Las desiertas abarcas” de Miguel Hernández.  

RONTEKY