LEMA DE ESTE BLOG

Lema de este Blog:

...Vivir consiste en construir futuros recuerdos.(Ernesto Sábato)

FUENTEGUINALDO: FESTIVAL DE LA "LUNA MENGUANTE"


Erase una vez
una mariposa blanca
que era la reina de todas las
mariposas del alba
se posaba en los jardines
sobre las flores más bellas
y le susurraba historias
al clavel y la violeta

                              ( Lole y Manuel )

Serian cerca de las cinco de la madrugada cuando había cogido el sueño por cansancio y  estaba completamente dormido a pesar del frió que hacia aquella noche, cuando de golpe me despertó el eco de una canción, con un gran timbre de voz, un sonido muy dulce y a su vez fuerte, que se me metía por los oídos. Esos son las dos cosas que más recuerdo de aquel festival a pesar de los más de 30 años transcurridos: Aquella fabulosa voz y el frío que pasamos.

Creía que estaba soñando, pero no, lo que pensaba aun medio dormido, era verdad verdadera. Estábamos a más de quinientos metros del escenario, pero se escuchaba con total nitidez. No había dudas, era Lole, la cantante del dúo “Lole y Manuel” que por aquel tiempo eran de los más conocidos, tanto en los escenarios como en las emisoras de radio. Estuve unos minutos escuchando la voz de Lole con los ojos cerrados que es la mejor manera de escuchar esa gran voz.
Con ellos y hasta cerca de las siete de la mañana termino aquel festival de música, llamado de la “Luna Menguante”, que se celebró en una gigantesca explanada en un pueblecito llamado Fuenteguinaldo en  Salamanca, desde el sábado por la tarde hasta la mañana del domingo 19 de agosto del año 1979. Ya ha llovido.

Fuenteguinaldo es un municipio del suroeste de la provincia de Salamanca, próximo a la sierra de Gata, Extremadura y Portugal, integrado en  la comarca de Ciudad-Rodrigo.

Habíamos acudido al lugar desde Mérida, en Agosto en pleno verano con un R.8, ya de tercera mano, por supuesto sin aire acondicionado y en el que viajamos cinco personas. Tardamos en el trayecto cerca de cuatro horas a pesar de que solo hay 200 Km, eso sí por unas carreteras regionales, como el automóvil también y nunca mejor dicho “regionales”.

Llegamos sobre las seis de la tarde y aparcamos como pudimos, ya que como nosotros estaban llegando unas 20.000 personas, en  4000 vehículos, entre autobuses, coches y motos, según las hemerotecas de la época, pues a nosotros no nos dio tiempo contarlas.

Situamos la tienda de campaña de tres plazas para cinco a una distancia prudencial, a unos 500 metros del escenario y mucho antes de que comenzaran las actuaciones casi media explanada estaba ya cubierta de gente apalancada en tiendas de campaña, sacos y mantas y dispuesta a pasárselo lo mejor posible.

Miles de jóvenes venidos de muy distintos puntos de España y Portugal asistieron al Festival de la Luna Menguante, con participación de Los Jaiva, Tribu, Victorino, Iceberg, Manolo Sanlúcar, Sergio Godinho, Tequila, Pernil Latino y Lole y Manuel. El Festival de la Luna Menguante ha constituido uno de los mayores acontecimientos musicales  de cuantos se han celebrado en esa región, pese a las ausencias de Víctor Manuel y Triana, que también figuraban en el programa y que por diversas causas no participaron.

 Como decía antes, tiendas de campaña, mantas y sacos de dormir, junto a las botellas de vino o licor, los bocadillos y el «chocolate», constituían el principal equipaje de los viajeros. La “luna menguante” no hizo su aparición hasta las cinco y pico de la mañana, mientras Pernil Latino ponía música de cha-cha-cha a la fría noche. La fiesta había alcanzado su momento culminante dos horas antes, sobre la tres,  cuando Tequila invitó al personal a bailar un rock and roll en la plaza del pueblo y la gente abandonó los sacos de dormir y las mantas para combatir el frío a golpes de ejercicio físico y mucho  ritmo.

Los asistentes habíamos disfrutado ya con Iceberg o Manolo Sanlúcar, que junto a Lole y Manuel, ofrecieron la música más interesante del festival.

Pero la fiesta tenía, además, otros rumbos y el personal se divertía con por ejemplo un alemán que acudió hasta el escenario para reclamar a su pareja que se había perdido o con los comentarios irónicos de un presentador que quería hacerse el simpático y no lo conseguía en su intento de hacerse el gracioso y de paso  reunir a los desperdigados entre el gentío y las jaras. Yo le decía a un cuñado que nos acompaño, -de broma, pero el se lo tomaba en serio- que había dicho el presentador, que su cuñada Antonia, muy beata ella para los trotes de esa fiesta, que lo esperaba en la parte de atrás del escenario y Miguel, mi cuñado, se aprestaba a ir a ver si era verdad, a pesar del frío reinante y por la cantidad de gente que había que sortear hasta llegar al escenario.

En fin que desde las ocho y media de la tarde del sábado, hora en que dio comienzo el festival, hasta las siete y media de la mañana del domingo, en que Lole y Manuel lo finalizarón, con el Sol naciente al fondo, en plena alborada, muchas gentes abandonaron el recinto, al no poder soportar ya más los menos de ocho grados de temperatura y el viento frío, casi helado, que sopló durante toda la noche.


De vuelta a Mérida nos bañamos en una de los muchos manantiales que hay por  Extremadura, en la provincia de Cáceres, en el Valle del Jerte y la Vera, en concreto en uno de los que llaman “garganta” de un agua cristalina y clarísima. Lo recuerdo porque desde fuera, con más de dos metros de profundidad vimos una cosa roja, que resulto ser un collar de bolitas rojas. Collar que aun conserva mi compañera, a pesar de los más de 30 años trascurridos. Verdad, verdadera.

En recuerdo de aquel día os dejo esta canción "Un cuento para mi niño" de Lole y Manuel, recomendando que se escuche a ser posible con los ojos cerrados:





RONTEKY



15 comentarios:

  1. gracias por este gran post y la historia es muy buena gracias por todo.

    ResponderEliminar
  2. No está mal la crónica para añadir el consabido "Que nos quiten lo bailao".
    Ahora tengo 56 añacos; pero aquello me pilló con 24, mochila y tienda de campaña.
    Con mi actual esposa, instalados a la puerta del recinto, muchos y muchas formaron cola para que les hiciéramos una pulsera tejida, de las que entonces algunos sacábamos alguna perrilla.
    Recuerdo nítidamente el frío y el viento cargado de briznas de paja que se nos metían en los ojos, pero disfrutamos en nuestro particular Woodstock en tierras salmantinas.
    No llegaron los de Triana, tan esperados, pero aguantamos toda la noche. Ya de madrugada, recogimos los bártulos y nuestros utilitarios de segunda o quinta mano, y algunos de los que partimos hacia el sur, hacia tierras cacereñas, hicimos una parada para tomar café y churros en la plaza de la bella ciudad de Coria.
    Luego nos esperaban, en efecto, las gargantas veratas para quitarnos el polvo del camino...

    Ángel Cepeda

    ResponderEliminar
  3. FESTIVAL DE LA LUNA MENGUANTE – FUENTEGUINALDO Salamanca, 18 de Agosto de 1.979 a las 8 de la tarde……..así reza el póster que lo publicitaba y que tengo aún enmarcado en la pared.
    Angel Cepeda tiene 56 años y 24 en aquella época. Yo 53 y en aquel momento aún no había cumplido los 21. El fue con su actual mujer. Yo conocí a la mía allí, me embrujó y me casé.
    Cuantos recuerdos, cuanto frío!! El suscriptor de este blog fue con su R8, yo en autostop. Pasados veinte años decidí pasar nuevamente por allí, y recorrer paseando el lugar donde se celebró el concierto, recorrí con la vista el lugar del escenario. El prado había cambiado, los recuerdos permanecían imborrables. Os mentiría si os dijera que no se me humedecieron los ojos. Tenía 20 años, ahora 53. He recorrido mil conciertos, pero aquél fue mágico!. ¿Quién era bloque, quién iceberg? Solo eran célebres Lole y Manuel y Triana, pero que más daba. Era nuestro concierto, la libertad que nos otorgaban los 20 años. Éramos dueños de nuestros sueños. Esclavos en mi caso de la subsistencia, no tenía coche, ni un duro como cualquiera de los demás, pero………inmensamente feliz.

    Para terminar os contaré una anécdota que me contó el organizador del concierto, al que conocí esos veinte años después y que me llevó a ver el lugar. La anécdota quedará para el recuerdo. Triana no pudo asistir, porque estaban en el Hotel Conde Rodrigo en Ciudad Rodrigo a escasos kilómetros, con una borrachera que no se tenían en pie.
    No puedo insertar una foto del póster. Si alguno quiere que se lo envíe, que me diga su correo electrónico y se lo remito.
    Desde Salamanca con afecto,

    ResponderEliminar
  4. Muy hermosos y sentidos vuestros comentarios, Ángel y Javier. La verdad que ya ha llovido desde entonces, pero a nuestras edades -yo soy un poco mas mayor que vosotros- se recuerdan con mucha nitidez aquellos tiempos y en lo concreto ese festival. Yo tuve el póster que dice Javier durante muchos años, pero en un cambio de casa se quedo atrás. Javier si lo me lo puedes enviar lo pondré en la columna de la historia de la que hablamos. Un saludo y gracias por vuestros comentarios. Mi correo es: ronteky@yahoo.es

    ResponderEliminar
  5. Hola a todos... soy de Ciudad Rodrigo y vivo en Fuenteguinaldo, siempre he oído hablar del famoso festival de la luna menguante pero me pillo demasiado joven, ahora cumplo 42.... curiosamente en la casa que compre hace varios años encontre varios carteles del festival. Soy musico y estoy ayudando a un amiguete periodista para escribir un articulo sobre aquel magnifico evento. Os agradeceria que si tuvierais, me proporcionarais fotos del festival y todo aquelo que os parezca oportuno aportar. Las historias que contais me parecen preciosas, y Javier, me emociona que aqui encontraras a la mujer de tu vida :)... como me gustaria hablar con el aleman que perdio a su compañera y me contara su experiencia. Aqui os dejo un enlace para que leais un poco mas sobre el mismo:
    http://abrelapuerta.pbworks.com/w/page/1257508/Fuente%20Guinaldo%201979-08-19

    http://elpais.com/diario/1979/08/21/cultura/304034407_850215.html

    Muchos ancianos del lugar siguen hablando de aquel dia que el pueblo de lleno de jóvenes de pelo largo, anchas patillas, raras vestimentas y de las mantas que tuvieron que dejar a los que no vinieron preparados para el frio del agosto Guinaldes.

    Mi mail: farinatosound@gmail.com

    Salu2 amantes de la musica.

    ResponderEliminar
  6. Para el señor Don Javier que ha escrito un comentario un poco más arriba. Me gustaría tener el póster pero no ha adjuntado su correo aquí. Si no le importa facilitarme su correo para ponerme en contacto con usted y así me pueda enviar el póster.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Cómo me alegro que alguien recuerde ese Festival. Fue estupendo, lástima que nadie se animara a seguir haciéndolo. Sí, fue mágico,se oía y se vivía a muchos kilómetros a la redonda; todo tenía dimensiones gigantes: pantallas, megafonía... el campo, el cielo, las emocionesa, todo, menos aquella "luna de gato" ¡fue maravilloso!

    ¡Salud!

    Marisa

    ResponderEliminar
  8. Estoy escuchando una maravillosa canción de Triana y me ha venido a la memoria el Festival de Fuenteguinaldo. He regresado nuevamente a esta página y releyendo mi comentario del 19 de abril del 2.012, veo que no adjunté la foto del cartel que lo anunciaba. Como no tengo opción de subirlo a la página, ahora mismo se lo enviaré al correo de Ronteky (creador de este blog), para que lo inserte.

    Tal como comenta Chema y anónimo, la noche fue mágica. Cómo ha cambiado el tiempo. Afortunadamente la vida me ha sonreído y desde entonces mi nivel económico siempre ha ido “in crescendo”. Eso me ha permitido viajar muchísimo y conocer nuevas culturas y culturas ancestrales, pero…………siempre quedará grabado en el recuerdo FUENTEGUINALDO, con mayúsculas. ¿Sería la edad?, ¿la atmósfera que nos envolvía? ¿el frío? ¿el amor que conocí?. No lo se, pero fue mágico. Lo recuerdo y se me eriza la piel. Jamás y digo jamás volveré a sentir lo que sentí. He visto conciertos en España, Inglaterra, Estados Unidos. He recorrido toda Europa. He disfrutado de viejas glorias como Bob Dylan, Mark Pnopfler, Bruce Springsteen, Los Rolling, Jethro tull, e incluso la malograda Amy Winehouse y un sinnúmero de artistas mas, pero nada me ha llenado como aquel concierto. ¿Será cierto que para disfrutar se necesita gravitar sobre los 20 años independientemente de la pasta que se tenga?

    Sería magia que se organizara una concentración en el mismo lugar después de 30 años para revivir aquellos tiempos.

    Reflexionad: impossible is nothing.

    Un fuerte abrazo para todos los que allí estuvieron.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Javier M por tu detalle. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  10. que tiempos, yo también estuve en ese día y también recuerdo el muchísimo frío que pasé.

    Todo se daba por bueno por estar en ese ambiente de juventud y alegría., claro que tenía un montón de años menos...qué recuerdos...

    Saludos a todos los contemporáneos que estuvieron allí y disfrutaron tanto como yo.

    ResponderEliminar
  11. Hola! A mí ha sido mi hermana Terechu la que me ha recordado que hacía 35 años del Festival! Somos de Ciudad Rodrigo, pero viajamos desde Plasencia con nuestros amigos, quiero recordar aquí a Antoine, Mada, Juli, Tinin, Esteban, Serafín... Mi hermana Terechu y mi cuñado Santi, en fin, un montón de buena gente! Totalmente de acuerdo con el frío y totalmente de acuerdo con el despertar oyendo la voz de Lole, inolvidable! Anécdota, le pisé la cola a un pastor alemán de unos chicos que estaban a nuestro lado y al disculparme con ellos, vi que estaba disecado! Qué noche la de aquél día!

    ResponderEliminar
  12. Yo también estuve allí. Cuando lo recuerdo se me ponen los pelos de punta. Fue precioso. Eso sí pasamos un frió de la hostia, pero lo recuerdo con todo cariño y con 35 años mas..

    ResponderEliminar
  13. Tengo sesenta años y aún recuerdo aquel concierto con una cierta sensación de añoranza.
    Aquel mas que un festival , fue una reunión de miles de colegas , que se prestaban todo unos a otros,.Lo más solicitado eran mantas.Hubo un frio que pelaba, inusual para ese Agosto traicionero.
    Hogueras, porros, onfraternización Y una guardia civil,sorprendida, de que tantos milesde personas , tan solo quisiesen oir música
    Yo acudi con un hermoso R8, con maletero enorme, prestado por una tia , que pensaba que intacto no volvería.
    Pero cuan fue su sorpresa cuando, le devolví , el coche sin un rasguño.
    Recuerdo el amanecer, y al ayer fallecido Manual con su inseparable Lole , decir casi cantando que "tenían mas frío que un perrillo , resien nasio "
    Al acabar , fuimos a Guarda, agotados, pero bendito agotamiento.
    Ala memoria de Manuel.

    ResponderEliminar
  14. Y que frío que pasamos con Santi y su primo el francés y mi cuñada Antonia en la puerta llamándome que noche la de la luna menguante no se me olvidara en la vida..

    ResponderEliminar
  15. Hola Buenas alguien sabe si ese fué el año que Leño no pudo estar o fué un año que suspendieron el festival , gracias y por favor si alguien me manda el cartel mi correo es aibeja@hotmail.com ,, un abrazo ,, y gracis por las historias ,,

    ResponderEliminar